25 de enero de 2020
3 de junio de 2009

Un simulador de autobús urbano forma a los conductores de la EMT, que aprenden a conducir con todo tipo de adversidades

Una treintena de nuevos conductores de la EMT recibieron hoy sus diplomas acreditativos de su formación

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un simulador de autobús urbano, ubicado en las cocheras que tiene la Empresa Municipal de Transportes (EMT) en Fuencarral, forma a los conductores que van a entrar en la compañía y que aprenden a llevar el volante del vehículo con diferentes comportamientos de tráfico y distintas adversidades meteorológicas, según pudieron comprobar in situ la consejera de Empleo y Mujer de la Comunidad de Madrid, Paloma Adrados, y el delegado de Seguridad y Movilidad de la capital, Pedro Calvo.

Ambos acudieron a esta cochera para hacen entrega de sus diplomas a los último 30 conductores (28 hombres y dos mujeres) que han pasado el curso de formación, cofinanciado por el Fondo Social Europeo y que se integra en el Plan de Formación para la Inserción Profesional (Plan FIP). Es decir, todos estos conductores estaban desempleados y a partir de ahora pasarán a formar parte de la plantilla de la empresa.

Precisamente, una parte de este curso, en concreto diez días, se desarrolla en el simulador de conducción de la EMT, un proyecto tecnológico implantado de forma pionera por el Ayuntamiento de Madrid en 2004 para la formación de sus conductores. Es el único de toda la región y cuenta con cuatro puestos de mando para que puedan conducir a la vez cuatro conductores.

Según explicó Calvo, con este sistema se han conseguido unos resultados muy positivos en la adaptación a diferentes situaciones de tráfico que con anterioridad difícilmente podían abordarse por el riesgo de accidente que conllevan (peatones en la calzada, colisión de vehículos, incumplimientos de normas de circulación o incidencias de la conducción en situaciones de riesgo sobre viajeros transportados).

Así, el edil destacó que hasta el momento era muy difícil hacer coincidir las prácticas con momentos de lluvia, nieve o con peatones que se cruzaban. "Ahora se pueden emular estas situaciones y hacer una formación más completa", apostilló el delegado madrileño, al tiempo que señaló que se trata de una "herramienta formativa que permite mejorar la enseñanza que imparten" desde la EMT, de la cual es presidente.

Los simuladores tienen un cuadro de mando, un asiento, unos espejos y unos pedales similares a los de los autobuses que están en marcha por la ciudad de Madrid. Una vez el conductor se mete dentro, es guiado por un GPS con voz que le lleva por calles que son muy parecidas a las de la capital. De hecho, los taxis que aparecen corresponden al modelo madrileño.

En total, hay recorridos de 19 líneas, y ocho cuadros de mando diferentes que reproducen los ocho modelos que tiene la EMT. En el caso del asiento, por ejemplo, se mueve cuando hay un golpe, o la puerta lateral se abre cuando hay un usuario esperando en una parada. El cuadro incluye, además, los intermitentes, que hay que encender cuando el conductor quiere llevar a cabo una maniobra que así lo requiera; el salpicadero o la columna de dirección.

UNA CIUDAD VIRTUAL

Se trata de un simulador que reproduce una ciudad virtual, con diferentes tipos de elementos constructivos, como vías de seis carriles, rectas y curvas de diferente radio, cruces, rotondas, diferentes pendientes y carril bus. También hay edificios, mobiliario urbano, marquesinas, árboles, contenedores o coches que están aparcados de forma irregular.

La consejera de Empleo y Mujer se atrevió a probar uno de estos puestos del simulador, y después de marearse un poco, algo común la primera vez que se hace, se ha "comido un semáforo". No obstante, aseguró que la experiencia había sido positiva aunque se pongan los obstáculos de una manera "bastante canalla".

En su discurso, recordó que a través de convenios como el del curso de formación de la EMT, las empresas se comprometen a contratar al menos al 60 por ciento de los alumnos que completan los cursos formativos por un periodo no inferior a seis meses. La inversión para este tipo de cursos es de 6 millones de euros, destinados a 192 cursos de los que se beneficiarán 2.280 trabajadores desempleados.

En este sentido, destacó la "excelente colaboración" entre la Consejería y la EMT en el capítulo de formación con compromiso de contratación, que desde 2005 ha permitido firmar convenios formativos de los que se han beneficiado 1.137 desempleados gracias a una inversión de 3,8 millones de euros por parte del Ejecutivo autonómico.

Como consejera de Mujer, Adrados destacó que la EMT ya cuenta con 150 conductoras de autobuses, y que el 75 por ciento de ellas se incorporaron a la plantilla a través de los cursos de formación con compromiso de contratación. "Hace años era impensable ver a una mujer a manos de un volante de un autobús urbano", subrayó.

PROCESO DE FORMACIÓN

El proceso de formación de la EMT consiste en una primera parte teórica, una posterior parte práctica y un reconocimiento médico. Las personas que superan estas fases realizan el curso de formación tanto de EMT como el perteneciente al Plan FIP. Dicho curso dura 544 horas y se divide en cuatro grandes bloques de formación sobre la organización del servicio, conducción y circulación, relación entre el conductor y el público usuario y, por último, la influencia del estado psicofísico en la conducción.

Además del simulador, durante doce días se desarrolla la conducción real de autobuses en horas valle pero sin viajeros con los diferentes modelos de autobús disponibles en la EMT. Las dos últimas partes del curso, no integrada en el plan FIP, se realizan directamente desde la EMT: dos jornadas de aprendizaje de comportamiento con los viajeros y en caso de accidente, y ocho jornadas de conducción en calle con viajeros (siempre acompañados por el conductor titular de la línea).

En general, el Ayuntamiento dedica 30 días hábiles a la formación de conductores de nuevo ingreso en la EMT. Además de esta formación, la EMT imparte formación complementaria para los conductores que ya forman parte de la plantilla con el fin de actualizar conocimientos y mejorar continuamente la calidad de la conducción.

En 2008 la EMT impartió 82.575 horas de formación a conductores de nuevo ingreso, lo que supone 225 horas por conductor (367 conductores de nuevo ingreso), y 37.604 horas de formación continua a 5.182 conductores de plantilla, es decir, 7,25 horas por conductor. La plantilla efectiva media de conductores era de más de 5.300 personas en 2008, frente a 4.900 personas en 2005.

Además, según apuntó Calvo, la formación ha redundado en una disminución del número de colisiones anual en la flota de la EMT. El índice actual de accidentalidad por millón de kilómetros recorridos en la EMT de Madrid es el más bajo de España, situándose en el 42,38 en (0,83 por conductor efectivo frente al 0,98 de años anteriores).