19 de abril de 2019
  • Jueves, 18 de Abril
  • 7 de septiembre de 2008

    Sucesos.-Detenido un hombre tras inventarse la sustracción de su coche para encubrir a su padre, que lo había utilizado para robar

    MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La Guardia Civil ha detenido a un hombre que el pasado mes de junio se inventó la sustracción de su coche y lo denunció para encubrir a su padre, que lo había utilizado para robar, según informó hoy la Benemérita.

    El detenido, R.S.F., denunció en la Comisaría de Usera de la Policía Nacional la sustracción de un vehículo de su propiedad, con la intención de encubrir a su padre, que había sido detenido por agentes de la Guardia Civil de Pinto acusado de la comisión de un supuesto delito de robo con fuerza en las cosas.

    Con las investigaciones, se pudo comprobar que el padre usó el coche para robar varias bobinas de cable de cobre en la misma fecha y hora a las que su hijo denunciaba la sustracción.

    Por otro lado, agentes de la Guardia Civil destacados en el Área de Investigación del Puesto de Pinto han detenido en los últimos meses a otros cuatro individuos acusados de diversos delitos de denuncia falsa.

    Así, la primera de las detenciones fue la de L.M.N.P., propietario de una empresa de mensajería, el pasado 14 de marzo, que tras la denuncia presentada en el puesto de la Benemérita por uno de sus empleados sobre el robo del cargamento de una de sus furgonetas de reparto, se personó en una Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía para denunciar de nuevo los mismos hechos.

    Los Agentes del Área de Investigación demostraron que la intención de detenido era conseguir estafar a la compañía aseguradora.

    Además, el pasado 24 de julio se produjo la detención de M.I.M.R. por haber denunciado el presunto hurto de su teléfono móvil al salir de la estación de cercanías de la localidad de Valdemoro, y un mes después ampliar su declaración aludiendo que el hecho se produjo con violencia por parte de dos varones desconocidos.

    Tras las pertinentes gestiones se demostró que los extremos denunciados eran falsos, y que la ampliación y recatalogación de los hechos se hizo con ánimo de lucro con el objetivo de ser indemnizado por una compañía de seguros.

    También el pasado 12 de agosto se detuvo a J.D.A., que se personó en el Puesto para ampliar la denuncia presentada por su esposa un día antes, por el supuesto hurto de su bolso. El detenido alegó que el robo no fue un descuido, sino que se produjo por el procedimiento del tirón por parte de dos varones de origen magrebí.

    Tras las pertinentes gestiones, los agentes comprobaron que los extremos denunciados en la ampliación tomada al esposo de la víctima no eran verídicos, y se confirmó, a través de la compañía aseguradora, que el denunciante modificó la catalogación de la denuncia después de percibir que los hechos inicialmente denunciados, al no haberse perpetrado con violencia ni intimidación, no eran objeto de indemnización por el seguro.

    En este caso, también se le imputó una falta de estafa a la compañía aseguradora, ya que fue indemnizado por la misma con una cantidad superior a los 250 euros.

    Por último, el pasado miércoles se produjo la última detención relacionada con estos casos, después de que M.A.H.M. interpusiera una denuncia por haber sufrido un robo con violencia o intimidación por parte de cinco jóvenes, que, según él, le robaron su cartera tras rodearle.

    Cuando se le pidieron detalles del hecho que ayudaran a la Guardia Civil a la localización de los responsables, este reconoció que sólo había echado en falta su cartera, y creía que tenía que ver con un grupo de jóvenes con los que se cruzó por la calle, desconociendo si se la habían sustraído ellos al descuido o si simplemente la había perdido.

    Además, posteriormente se tomó declaración a la madre del detenido, quien aseguró que su hijo le había informado de la pérdida de la cartera, pero que en ningún momento le dijo que se tratara de un robo.

    Todos los detenidos pasaron a disposición de las Autoridades Judiciales competentes.

    Ante el incremento de las denuncias de hechos delictivos de índole violenta en la localidad de Pinto, los agentes de la Guardia Civil, iniciaron las pesquisas tendentes a la resolución de todos estos delitos.

    Estas investigaciones han concluido con certeza de que la mayoría de las denuncias presentadas eran falsas, por lo que la alarma social generada en la localidad no tiene razón de ser. La práctica totalidad de los hechos denunciados han sido con ánimo de lucro, para poder cobrar algún tipo de seguro.

    El Código Penal, en su Capítulo V, sobre la denuncia falsa y la simulación de delitos, establece, en su artículo 456, la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave; la pena de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos grave; y la pena de multa de tres a seis meses, si se imputara una falta.