20 de octubre de 2020
18 de diciembre de 2009

Los taxistas colapsan Atocha al negarse a cargar clientes, en contra de las recomendaciones de la Gremial

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Grupos de taxistas ubicados hoy en las entradas de la estación de Atocha, tanto en la entrada de los trenes de alta velocidad como de Cercanías, han colapsado las conexiones por carretera y se mantienen aparcados negándose a coger clientes, en contra de las recomendaciones de la Asociación Gremial del Auto Taxi de Madrid a favor de mantener la calma.

La Gremial mantiene en estos momentos una reunión con varios representantes del PSOE con el objetivo de alcanzar un acuerdo que beneficie a todos después de que ayer el Congreso de los Diputados aprobase la Ley Ómnibus, con el artículo 21 incluido que supone la liberalización del sector.

Precisamente por ello, la Gremial, con más de 10.000 asociados, estuvo durante parte de la mañana recomendando a través de la emisora de radio que no se llevara a cabo ninguna huelga encubierta a expensas de lo que saliera de este encuentro. Sin embargo, algunos de ellos, decidieron hacer caso omiso y llevan al menos tres horas sin coger clientes en este punto.

Uno de los afectados explicó a Europa Press que una caravana de taxis acudió hasta la sede de la Gremial para obligar "a la fuerza" a cortar la emisora, que hasta el momento pedía a los taxistas que realizaran el servicio con normalidad. Después de esto, otros se han dirigido hasta la sede de la Federación Profesional del Taxi, para hacer lo mismo.

"Las emisoras son las que más daño están haciendo", indicó a Europa Press uno de los taxistas sublevados, quien explicó que desde la Gremial no les han convocado "para nada". "Se pegan entre ellos, el presidente que tienen (José Movilla) es un 'okupa' y queremos huelga indefinida", indicó.

HUELGA INDEFINIDA

Otro grupo de taxistas insistió en que el sector tiene que hacer fuerza para forzar de manera urgente "una huelga indefinida". Se quejaron de que si el artículo 21 de la Ley Ómnibus sale adelante un total de 70.000 familias se verás afectadas".

"Todo tipo de vehículos podrán cargar viajeros. Es necesario que se regularice porque supondrá la ruina para los taxistas. El problema será cuánto se va a cobrar al cliente. Tiene que haber medidas que controlen el ejercicio del sector", recalcó.

Al margen de los taxistas sublevados, otro grupo de trabajadores del sector se encontraba a expensar de las directrices que les indicara la Gremial, que se encuentra reunida en estos momentos. "Esperamos a que nos digan qué tenemos que hacer. Se está negociando. Esperamos que el diálogo llegue a buen término", confió uno de los trabajadores.