22 de octubre de 2020
18 de diciembre de 2009

Los taxistas de la estación de Chamartín, indignados por el descontrol de las protestas dirigidas por las organizaciones

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los taxistas de la estación de Chamartín se mostraron hoy indignados con el descontrol de las protestas en contra de la aprobación de la Ley Ómnibus con motivo del artículo que propiciará la liberalización de las tarifas del colectivo y la desregulación del sector, y que afectará especialmente a aquellas comunidades que no tienen transferidas las competencias en materia de transporte.

"Esto es un paro encubierto, pero debería ser una huelga convocada por la Confederación del Taxi a nivel nacional", se quejó a Europa Press uno de los taxistas que hoy estaban de servicio en la Estación de Chamartín. Agrupados, los taxistas se quejaban del modo en que los dirigentes del colectivo están llevando las protestas.

A diferencia del aeropuerto de Barajas, la estación de Chamartín se encontraba desde primera hora de la mañana repleta de taxis después de que ayer secundarán el paro encubierto --la huelga/manifestación estaba convocada entre las 11 y las 13 horas--. "Es una vergüenza lo que está pasando en el sector del taxi con tanto presidente, que a lo único que lleva es a la confusión", se lamentó otro taxista.

"Hay falta de información por parte de los dirigentes. La Confederación tiene que convocar una huelga en serio a nivel nacional. No se están llevando bien las protestas. Hay un descontrol muy grande", añadió.

"Ayer no curramos, pero hoy nadie nos ha dicho nada. Y no sabemos qué hacer. Nos comentan que hay lío en Barajas y en Atocha, pero a nosotros nadie nos ha dicho nada. Esto es una auténtica vergüenza. Nunca ha pasado antes esto", dijo otro. "Este artículo va a suponer que muchas familias se queden en la calle", agregó.