21 de mayo de 2019
  • Lunes, 20 de Mayo
  • 9 de octubre de 2010

    Las tormentas de septiembre reflejan un incremento de las incidencias derivadas de las fuertes lluvias

    MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El Centro de Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid ha detectado un aumento del 450,51 por ciento de avisos por inundaciones en el mes de septiembre, ya que se ha pasado de los 95 en 2009 a los 523 en 2010, ha informado el Ejecutivo regional.

    En concreto, este mes se ha detectado un notable incremento de los avisos relacionados con los daños estructurales, que han pasado de 60 a 103, lo que supone un aumento del 71,67 por ciento, según los datos comparados con el mismo mes del año 2009, que en el caso del aumento de las incidencias de las lluvias, establecen que "están directamente relacionadas con las tormentas registradas durante la segunda quincena de septiembre".

    Coincidiendo con las fuertes lluvias caídas en toda la región en la madrugada del 17 de septiembre, el Centro de Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid llegó a gestionar 266 avisos relacionados en su mayoría con inundaciones de entreplantas y sótanos, así como acumulación de balsas de agua en la calzada.

    Estas incidencias que se tradujeron en más de un centenar de intervenciones del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, sobre todo en las zonas del sur, el este y las Vegas.

    Las condiciones climatológicas de finales del mes de septiembre han ayudado también a que se mantenga la tendencia a la baja de los incendios de vegetación en la región.

    Con el comienzo del otoño se esperan nuevas lluvias para lo que desde la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior se recuerdan una serie recomendaciones sobre la forma de enfrentarse a las condiciones meteorológicas adversas propias de la época, como las lluvias, que pueden ocasionar consecuencias para los ciudadanos.

    MEDIDAS PREVENCIÓN

    Después de los meses de verano, las cañerías y desagües de las casas y garajes pueden encontrarse atascados por hojas, ramas y restos que hayan caído en este tiempo. Por este motivo, es aconsejable revisar los canalones superiores de las viviendas, bajantes de agua y sumideros para evitar que, en caso de lluvia, el agua no encuentre salida y se ocasionen estancamientos.

    Asimismo, la Comunidad de Madrid recuerda la conveniencia de revisar los tejados y azoteas de las viviendas para detectar la aparición de posibles goteras y proceder a su reparación antes de la aparición de fuertes lluvias, lo que evitará incidentes y disgustos. Se aconseja también retirar productos contaminantes o tóxicos, como herbicidas o insecticidas, de lugares en los que pudieran ser alcanzados por la lluvia caída.

    En caso de lluvias persistentes, cuando la vivienda se encuentre en sótanos, pisos bajos, tenga una azotea al descubierto o cuente con un lugar donde pueda almacenarse agua es conveniente disponer de una pequeña bomba de achique, que permita salir del paso mientras se estabiliza la situación o llegan los bomberos para evacuar el hidrante.

    PRECAUCIÓN CON NIEBLA O CARRETERA MOJADA

    En cuanto a la conducción con estas condiciones meteorológicas, se aconseja redoblar las precauciones, especialmente con la carretera mojada o con la aparición de nieblas. Es recomendable revisar los frenos y los sistemas de amortiguación para ganar seguridad con las carreteras húmedas y, sobre todo, asegurarse del perfecto funcionamiento de los limpiaparabrisas, que en cualquier momento pueden ser unas piezas fundamentales en la circulación.

    Con agua se debe aumentar la distancia de seguridad con el vehículo que nos preceda y en caso de que la lluvia sea muy intensa, se aconseja detener el vehículo junto al primer bar, hostal o vivienda que nos encontremos y esperar a que la intensidad de la lluvia sea menor. En ningún caso se deben cruzar barrancos o tramos de carretera inundados.

    Si nos encontramos en el campo cuando arrecian las lluvias, es imprescindible no acampar ni estacionar sobre cauces que habitualmente están secos o en la orilla de los ríos, para evitar ser sorprendidos por una riada. Es preciso alejarse de la base de las colinas, pues las lluvias pueden arrastrar barro y restos de árboles y piedras. En caso de riada es aconsejable dirigirse a puntos que se encuentren a cierta altura.

    Ante cualquier situación de emergencia, o al observar casos que impliquen peligro en otros ciudadanos, se debe llamar de inmediato al Centro de Atención de Emergencias Comunidad de Madrid 112. No obstante, se recuerda que este teléfono está preparado para atender situación de riesgo o emergencia, pero no para consultas cotidianas.

    Para leer más