10 de agosto de 2020
3 de julio de 2020

326 mayores han ingresado en residencias madrileñas tras su reapertura a finales de mayo

Desde el 9 de marzo 8.234 usuarios han muerto en residencias, de ellos 5.950 fallecieron por coronavirus

326 mayores han ingresado en residencias madrileñas tras su reapertura a finales de mayo
Una trabajadora de la Residencia de Mayores Pablo Neruda (C/ Santa Clara, 1, Ciempozuelos, Madrid) - JESÚS HELLÍN - EUROPA PRESS

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de 326 mayores ha ingresado en residencias públicas y concertadas de la Comunidad de Madrid tras su reapertura a nuevas incorporaciones a finales de mayo, según datos facilitados a Europa Press por fuentes de la Consejería de Políticas Sociales, Igualdad, Familias y Natalidad de la Comunidad de Madrid.

En la primera semana solo ingresaron 26 ancianos, pero poco a poco, avanzando la desescalada, estos números han aumentado, aunque todavía con miedos y muchas precauciones. Se trata de mayores que estaban en puestos prioritarios de la lista de espera de la Comunidad de Madrid. A fecha de 30 de junio 6.486 personas estaban a la espera de un plaza en un geriátrico público o concertado.

La Consejería espera que las cifras de nuevos ingresos vayan aumentado más rápidamente a lo largo de los próximos meses. Según los últimos datos oficiales de hace una semana, en la región han muerto por todas las causas desde el inicio de la pandemia por coronavirus el 9 de marzo un total de 8.234 usuarios de las 475 residencias de la región. De ellos, 5.950 fallecieron por coronavirus (1.246 confirmados con prueba y 4.704 con sintomatología compatible). Actualmente viven en estos centros 36.589 personas.

PROTOCOLO DE NUEVO INGRESO

El protocolo de coordinación de la Consejería de Sanidad frente a la infección por coronavirus para centros sociosanitarios que entró en vigor el 8 de junio fija que los centros deberán remitir a la Dirección General de Atención al Mayor y a la Dependencia solicitud para realizar nuevos ingresos, justificando que cumplen las condiciones establecidas, para su aprobación por la Dirección General de Coordinación Socio-Sanitaria.

El centro deberá garantizar que tiene controlada la situación de alarma sanitaria; que no ha tenido nuevos casos positivos de Covid-19 en los últimos 7 días o, si los ha tenido, se encuentran en áreas de aislamiento claramente diferenciadas; que el centro tiene capacidad de aislamiento para aquellos residentes que lo precisen; que el nivel de ocupación del centro no supera el 95 por ciento del número de plazas autorizadas, pudiendo indicarse excepciones según las condiciones que apliquen a cada centro.

Además, los nuevos ingresos que se realicen tendrán que llevar un test PCR con resultado Covid-19 negativo, realizado como máximo en las 72 horas previas al ingreso, y que los ingresos deberán haber estado asintomáticos los 14 días previos, debiendo realizar un aislamiento de 14 días en caso contrario, antes de comenzar las actividades ordinarias del centro con el resto de los residentes. Cualquier incidencia en el estado de salud de las personas que hayan ingresado se comunicará de forma inmediata al contacto sanitario que corresponda, según la red establecida.