24 de noviembre de 2020
22 de octubre de 2020

El TSJM avisa de que la Justicia "no puede llegar a más" por las limitaciones tradicionales y del Covid

El TSJM avisa de que la Justicia "no puede llegar a más" por las limitaciones tradicionales y del Covid
El TSJM aboga por los criterios uniformes del Supremo para aclarar interpretaciones sobre restricciones del Covid - EUROPA PRESS

Y avisa de una avalancha de asuntos en enero en las jurisdicciones de lo Social y civil

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Celso Rodríguez, ha advertido este jueves de que el sistema judicial "no puede llegar a más" por "las limitaciones" crónicas que soporta desde hace años y las derivadas de la parálisis que provocó la pandemia del Covid-19 durante el estado de alarma.

El máximo responsable del TSJM ha hecho un repaso a la incidencia de la pandemia en el ámbito judicial durante la presentación de la Memoria Anual correspondiente al año 2019, que refleja un diagnóstico detallado de la actividad judicial.

En primer lugar, el magistrado ha querido ensalzar la "respuesta más que digna" ofrecida por jueces y letrados de la Administración de Justicia durante los peores meses de la crisis sanitaria que obligó a la suspensión de los plazos procesales, resolviendo durante la primera quincena del estado de alarma 10.942 asuntos.

"La Justicia no podía cerrar y debía de articular mecanismos para conciliar la protección de la salud pública y la defensa de los derechos fundamentales. Se garantizó el funcionamiento a través de los decanatos, juzgados de guardia y registros civiles", ha subrayado.

Rodríguez ha recalcado que tiene esperanza en que la Justicia se recupere de la parálisis que ha sufrido por la crisis sanitaria con motivo del plan de recuperación que se pondrá en marcha para hacer frente el retraso acumulado "y no tener que estar de nuevo luchando por esta lacra" que arrastran los tribunales.

En cuanto al impacto de la pandemia, ha señalado que los avances estadísticos apuntan a "una avalancha de asuntos" especialmente a partir del próximo enero las jurisdicciones civiles y sociales por la situación que afrontan las empresas por las pérdidas económicas.

También ha incidido en las carencias que asolan la situación de la Justicia madrileña aludiendo a las deficiencias en cuanto a infraestructuras judiciales y a la desproporción entre el número de jueces y órganos judiciales.

Asimismo, ha demando una mayor inversión en Justicia para ofrecer una mayor seguridad jurídica en protección de los derechos fundamentales de los ciudadanos, así como que se apueste por una modernización en el campo de las nuevas tecnologías.

"Nuestra prioridad tiene que ser la recuperación del parón que tuvimos durante el estado de alarma. Tenemos poco tiempo y hay que tener una estructura de choque para lo que nos viene el próximo año.", ha señalado advirtiendo de la avalancha que asuntos que se avecina para enero de 2021.

SOBRECARGA DE ASUNTOS

En cuanto a los datos estadísticos, la Memoria Anual del año 2019 recoge que los juzgados y tribunales madrileños ingresaron un total de 888.286 asuntos, lo que significa un incremento del 6,2 por ciento. Los órganos judiciales resolvieron en el mismo periodo anual un total de 856.768 asuntos, lo que supone un incremento de un 4 por ciento.

Del total de asuntos, los juzgados de lo Social y de lo Mercantil de Madrid han sido los que soportan una mayor sobrecarga de asuntos, añadiendo al volumen que ya los satura desde hace tiempo, la falta de crecimiento de la planta judicial y la acumulación de algunos asuntos propios de la llamada litigiosidad en masa.

En concreto, la Memoria se refiere a los asuntos derivados del tráfico aéreo, que alcanzaron una cifra global de 22.519 ingresados en los juzgados de lo Mercantil, un 67.65 por ciento más.

La Memoria incide de nuevo en la necesidad de atender demandas crónicas de la Justicia madrileña como son las necesidades de planta y creación de órganos judiciales para el año 2020: se necesitan "144 órganos unipersonales y treinta y dos plazas de magistrados".

Desde el TSJM insisten en que la acumulación de asuntos derivados de la pandemia "no hará más que agravar la proyección de este déficit de planta que se viene denunciando desde hace años".

"Mientras no se produzca la instauración de otro modelo organizativo posible o se afronten las reformas procesales que --sin merma de garantías-- permitan la descarga de trabajo en el conjunto de los tribunales, desde una perspectiva realista no existe más alternativa que incrementar la planta judicial", asevera