21 de abril de 2019
  • Sábado, 20 de Abril
  • 16 de abril de 2008

    El TSJM obliga a indemnizar a la familia de una mujer que murió en el Hospital Clínico

    El TSJM obliga a indemnizar a la familia de una mujer que murió en el Hospital Clínico
    EP
    Foto de la Noticia
    Foto: EP + Ampliar

     

      MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

       El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado al Servicio de Salud Madrileño (SERMAS) al pago de una indemnización de 50.000 euros, por no haber adoptado todas las medidas de asepsia y limpieza exigibles en la asistencia prestada a una paciente que falleció con 80 años en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid tras sufrir una infección nosocomial.

       La sentencia, con fecha del 3 de abril, tiene en cuenta los informes del Servicio de Medicina Preventiva del centro que señalaban que el servicio de cuidados críticos carecía de las condiciones de infraestructura necesarias para el aislamiento individual de los pacientes afectados por un brote de staphylococus sureus meticilin resisten (SARM), una infección nosocomial que afectó a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el primer semestre de 2002.

      Según la Asociación del Defensor del Paciente, este brote ocasionó  no sólo el fallecimiento de Rosa B.C, sino el de otros 10 pacientes durante el mes de abril de 2002 y el de muchos otros esos meses.

       La sentencia del TSJM reconoce un "evidente exceso de infecciones hospitalarias con relación a las tasas inevitables en todo Hospital, que constituyó causa de alarma y adopción de medidas de prevención por los propios servicios del Hospital San Carlos, y que la paciente no venía obligada a soportar excediendo los parámetros que determinan la corrección de la actividad de los servicios sanitarios".

      Ello, a juicio de la sección novena del TSJM, acredita "que no se habían adoptado todas las medidas de asepsia exigibles, lo que obliga a apreciar en el presente caso la existencia de Responsabilidad Patrimonial de la Administración".

       Según la Asociación, durante el tiempo que estuvo ingresada la paciente "las medidas de asepsia allí eran inexistentes: se pasaba a dicha unidad sin guantes, sin mascarilla ni bata, sin calzas para zapatos, etc. Tampoco se advertía a las visitas de la imposibilidad de tocar a los pacientes. El trasiego de gente era constante y sin control".

       "En total, en el mes de Abril de 2002 fallecieron 11 pacientes por Septicemia o infección causada por SAMR en la UCI del Hospital Clínico San Carlos de Madrid", asegura esta organización especializada en la defensa de las víctimas de negligencias médicas, que solicitó una de investigación a la Fiscalía de Madrid en abril de 2002.

       La perito microbióloga designada por la Fiscalía del TSJM explicó en su Informe Pericial que: "Llama la atención el alto número y proporción de muertes (100%) producidas en la UCI de pacientes diagnosticados de septicemia en el mes de abril (11 septicemias de 11 muertes) frente al resto de los meses del semestre. El espectáculo "dantesco" de este servicio no parece el más idóneo para el control de infecciones nosocomiales, ya sea para evitar que se contagien de algún germen hospitalario como el neumococo durante el ingreso de los pacientes graves y/o de alto riesgo (como en el caso de Doña R. B. C.), como para evitar que un portador externo disemine una nueva Bacteria", recuerda la asociación.

       Según la presidenta de El Defensor del Paciente, Carmen Flores, esta sentencia pone de manifiesto "el hacinamiento de los pacientes en los pasillos de los hospitales y la insuficiencia de infraestructuras necesarias para evitar brotes hospitalarios, sin que se hayan tomado medidas por parte de las autoridades sanitarias".

       "Además, es triste que ahora, 6 años después,  el resto de familias se enteren que sus familiares murieron por una hecho que es totalmente denunciable, pues muchas familias que pierden a un ser querido por una infección hospitalaria desconocen que la Ley les ampara", planteó.