6 de diciembre de 2019
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 29 de junio de 2010

    Varios concejales de Madrid llegan tarde al Pleno por el tráfico que causa la huelga de Metro

    PSOE pide a los trabajadores de Metro que cumplan los servicios mínimos pero IU justifica su decisión para que la huelga sea efectiva

    MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Varios concejales del Ayuntamiento de Madrid llegaron hoy tarde al Pleno municipal como consecuencia del aumento del tráfico en la ciudad por la huelga de Metro, por lo que la sesión comenzó con huecos en los escaños mientras por la puerta iban entrando los ediles en un goteo constante.

    Un cuarto de hora antes de que comenzase el Pleno el Patio de Cristal de la Casa de la Villa no ofrecía el aspecto habitual, ya que la mayoría de los periodistas y algunos concejales de los tres grupos tardaron en llegar más de lo habitual.

    Preguntado sobre la huelga de Metro sin servicios mínimos, el portavoz del PSOE en el Consistorio, David Lucas, manifestó su "respeto al derecho de huelga de los trabajadores" pero recordó que "también hay que respetar el derecho que tienen todos los usuarios a utilizar el transporte público y a que se respeten los servicios mínimos".

    "No estoy de acuerdo con que no se hayan prestado los servicios mínimos, creo que deberían haberse puesto en funcionamiento los trenes en la medida en que estaban establecidos los servicios mínimos, y espero que a lo largo de la mañana se pueda recomponer el servicio y se pueda prestar con la normalidad debida", apostilló.

    Además, interpretó que los paros están producidos por "una decisión que sólo compete a la Comunidad de Madrid, porque en ningún sitio se ha establecido que trabajadores que no sean funcionarios públicos tengan que sufrir los recortes que están aplicando en este momento a los trabajadores de Metro".

    CULPA DE LOS MERCADOS

    Por su parte, el portavoz de IU en el Ayuntamiento, Ángel Pérez, consideró que los trabajadores del suburbano sólo están "ejerciendo la libertad de mercado, como todo el mundo" y llamó la atención sobre la incongruencia de que "cuando un empresario cierra una empresa o hace un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) se llama libertad de mercado y si son los trabajadores los que eligen no trabajar un día y que se lo descuenten se llama huelga salvaje".

    "No hay una huelga salvaje, lo más salvaje de todo lo han hecho los banqueros en este país que son los que suprimieron el crédito y el dinero para que funcionaran las empresas y la economía. Eso sí que es una huelga salvaje y no la que hace un trabajador que un día no trabaja y le descuentan el día para luchar por su dignidad y su salario", apostilló.

    Además, apoyó la decisión de los sindicatos de saltarse los servicios mínimos porque "los pone unilateralmente la empresa y además no suelen ser mínimos·". Así, apuntó que "una cosa es un servicio de emergencia, que puede ser que un tren funcione cada media hora, cada tres cuartos de hora o cada hora para que todo el mundo que tengan una necesidad urgente de ir a un sitio se pueda desplazar, y otra cosa es hace que en huelga funcione todo el servicio, porque eso inutiliza la huelga y deja a los trabajadores sin instrumentos para defender sus derechos".

    Sin embargo, las molestias que causan huelgas como la de hoy para los ciudadanos son evidentes, y por ello Pérez les pidió que " entiendan que a los trabajadores de Metro, al igual que cualquier otro trabajador que se pone en huelga, no le gusta hacerlo porque le quitan el día y pierde dinero, y que todos los trabajadores deben tener derecho a la huelga y que hay que tener más unidad y más solidaridad frente a los que realmente están atacando a los trabajadores, que son los especuladores, los banqueros y el Gobierno, que está haciendo de portavoz del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM) contra todos los trabajadores y los intereses de la sociedad".

    Finalmente, afirmó que IU no está de acuerdo con bajar los salarios de los trabajadores públicos, pero tampoco de los funcionarios, ya que "no son ellos, ni los trabajadores de la empresa privada los que tienen la culpa de la crisis".

    "La crisis es financiera, está generada por los mercados y los bancos, y los gobiernos han acudido en ayuda de los bancos y los poderes especulativos frente a los intereses de las sociedades. Esto es lo que se discute en el mundo, y no nos podemos dejar estupidizar por noticias permanentes que hablan siempre en clave de los intereses de los trabajadores y de las mayorías sociales. La culpa la tiene quien la tiene, y doña Esperanza Aguirre efectivamente se ha pasado, como se pasó el señor (José Luis Rodríguez) Zapatero y como se está pasando aquí el señor (Alberto Ruiz) Gallardón", concluyó.