28 de marzo de 2020
27 de junio de 2018

Vecinos de un bloque de Lavapiés urgen una solución para no ser "expulsados" de sus viviendas

Vecinos de un bloque de Lavapiés urgen una solución para no ser "expulsados" de sus viviendas
EUROPA PRESS

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los vecinos del número 11 de la calle Argumosa, en el barrio de Lavapiés, han pedido una solución urgente ante los desahucios planteados para el mes de julio que "expulsarán" a cuatro familias de sus viviendas tras la compra del edificio por la empresa Proindivisos S.L.

Según Fernando, un portavoz de la asamblea '#BloquesEnLucha', la empresa adquirió este edificio en noviembre de 2017 y anunció a los inquilinos que "querían el bloque vacío para 2018, con el fin de hacer reformas y poder cobrar un alquiler más elevado que el que pagan sus actuales moradores".

La empresa "está intentado expulsar" a los 30 vecinos del bloque "para especular" y "no han querido negociar con los actuales inquilinos un nuevo alquiler", ha expresado. Unas 10 viviendas ya han sido desalojadas y durante el mes de julio está previsto que se produzca el desahucio de otras cuatro familias, al recibir las notificaciones para que abandonen sus casas.

El portavoz ha asegurado que "empresas como estas están colonizando el barrio y especulando con los edificios". "Aquí no han dejado de pagar hasta que Proindivisos ha empezado a complicar la forma de pago", ha afirmado.

"Los vecinos quieren pagar, tener un contrato de alquiler y vivir en el barrio", ha declarado el portavoz. "No tienen alternativa habitacional, ni se la da el Ayuntamiento ni la Comunidad de Madrid", ha añadido. "Si hay voluntad política se pueden hacer muchas cosas", ha expresado a la vez que ha afirmado que el delegado del Área de Gobierno de Economía y Hacienda del Consistorio, Jorge García Cataño, se comprometió la semana pasada a tratar de parar los desahucios que van a tener lugar próximamente en la calle Argumosa, aunque "ha sido una promesa de palabra, todavía no hay nada formal".

Una vecina llamada Pepi, que lleva más de 20 años en el edificio y a la que han notificado que será desahuciada el 5 de julio, ha afirmado que "no quieren renovar los contratos y además quieren triplicar o cuadriplicar el precio". "No queremos irnos, yo no me voy a ir, si me tiene que meter presa, que me metan, esta es mi casa, me tienen que llevar por delante", ha apostillado.

Otra vecina llamada Rosi, a la que la desahucian el 18 de julio, ha afirmado que no tiene donde ir por lo que se va quedar en casa junto a su marido y su hija, "venga quien venga".

Para leer más