24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 23 de febrero de 2008

    Vecinos exigen el reinicio de las obras de conexión de Alcalá con la avenida de Logroño, paralizadas desde hace 2 años

    MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Vecinos de Barajas y San Blas exigieron hoy al Ministerio de Fomento el reinicio de las obras de la conexión de la calle de Alcalá con la avenida de Logroño sobre la carretera de Barcelona (A-2), después de permanecer paralizadas durante más de dos años, a pesar de que el proyecto estimaba que los trabajos concluirían en julio de 2006.

    Según informó a Europa Press un portavoz de la Federación Independiente de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FIAVECAM), las organizaciones OMZE San Blas y AO-2000 de Barajas llevan reclamando desde hace "mucho tiempo" al departamento que dirige Magdalena Álvarez que retome las obras tras soportar dos años de inactividad en los trabajos.

    Los afectados mantienen que la paralización se debe "a la burocracia y a las pocas ganas que el Ministerio de Fomento ha tenido para concluir el proyecto con ministros del PP, como Francisco Álvarez Cascos, y del PSOE, como Magdalena Álvarez".

    Sin embargo, advierten de que en el mes de enero la Secretaría de Estado de Infraestructuras les comunicó que "el comienzo efectivo de las obras se producirá en breve". "Desde entonces solo hemos visto una mínima actividad", advierten.

    La elaboración de este proyecto de conexión entre la calle Alcalá y la avenida de Logroño lo inició Josep Borrell cuando estaba al frente del Ministerio de Obras Públicas y para ejecutarlo se cerró el acceso a Canillejas desde la carretera de Barcelona. "Desde ese día, los vecinos llevamos sufriendo un desvío en la calle Alcalá que nos lleva a las calles de Boltaña y Cartago", denunciaron.

    El plan que se pretende ejecutar ahora contempla la construcción de una glorieta de 94 metros de diámetro sobre la A-2 que conecte Canillejas y Barajas. Estaba previsto que estos trabajos concluyeran en julio de 2006, pero el plazo ha finalizado y las obras no están realizadas.

    El pasado 23 de junio, los vecinos afectados se manifestaron para pedir nuevamente la puesta en marcha de los trabajos, sin obtener respuesta ninguna hasta octubre, mes en el que se les comunicó que la obra comenzaría de nuevo en diciembre. "A pesar de que la Secretaría de Estado de Infraestructuras se comprometió a retomar el proyecto en diciembre, estamos en febrero y solo se ven pequeños movimientos", se quejaron.

    Por este motivo, no descartan movilizarse nuevamente antes de las elecciones generales del 9 de marzo pues, según dicen en un foro de Internet, si no consiguen que les hagan caso ahora, deberán padecer la misma situación de paralización durante "cuatro años más".