17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 23 de junio de 2009

    El vuelo procedente de Turquía cuyos viajeros no pasaron por los controles fue interpretado como doméstico por un cambio de Iberia

    MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Los 180 pasajeros del vuelo procedente de Turquía que aterrizó en Barajas el pasado martes 16 de junio no pasaron por ningún control porque, "por un cambio de Iberia no comunicado", el vuelo fue interpretado por la Policía Nacional como nacional, explicaron fuentes policiales a Europa Press.

    Las mismas fuentes explicaron que el vuelo 3759 IB procedente de Turquía tuvo que ser desviado a Valencia por problemas meteorológicos y allí, "sin notificarlo a la Policía Nacional", le cambiaron el número de identificación a IB 359D, lo que significa que aparecía como nacional cuando era internacional. Además se persistió en el error al trasladar la aeronave al aparcamiento 338 de Barajas, tratándolo así como nacional.

    Uno de los pasajeros afectados explicó a Europa Press que desde la T4 de Barajas les trasladaron a la Terminal Satélite, ya que al proceder de Estambul los pasajeros tenían que pasar por los controles oportunos. Al llegar se encontraron con que estaban todas las instalaciones cerradas y que allí no había nadie para pedir pasaportes o controlar equipaje. La gente, que empezó a ponerse nerviosa --llevaban ya cuatro horas de retraso--, empezó a tocar las puertas y finalmente consiguieron entrar todos de golpe.

    "No había nadie", aseguró el pasajero, que destacó que "los pasajeros no sabían qué hacer". En este sentido, explicó que muchos de ellos habían perdido conexiones con otros vuelos y necesitaban atención por parte del personal de Iberia. En un video se observa cómo los pasajeros pasan unos detrás de otros, sin ningún tipo de orden, por el control policial sin la presencia de ningún responsable.

    "Llegamos a recoger las maletas, y no había nadie, ni de Iberia, ni ningún policía ni nada", apostilló este viajero, al tiempo que indicó que se acercó a un guardia civil que estaba en la salida y la contestación por su parte, según el afectado, fue: "No es mi problema, es de la Policía nacional".