19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 18 de septiembre de 2018

    Casado pide una transición "progresiva" y "consensuada" hacia una movilidad sin emisiones

    MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha defendido que el futuro de la industria del automóvil pasa por las energías limpias, pero que la transición tiene que ser "progresiva", "consensuada" con el sector y "realmente accesible" para los ciudadanos.

    Según Casado, estas circunstancias "no se cumplen" en la actualidad y pide que se aborde una reforma de la tributación de vehículos, reduciendo el peso de los impuestos en la compra del vehículo y reformando la cotización sobre el uso hacia la compra de vehículos más eficientes.

    El líder del PP, en una reunión con el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), José Vicente de los Mozos, también ha reclamado el desarrollo "efectivo" de las infraestructuras de recarga, sobre todo en las ciudades.

    En este contexto, Casado ha hecho hincapié en una política energética basada en tres pilares: que "no se olvide" la seguridad del suministro, que se produzca el menor impacto medioambiental posible y que se garantice el menor precio posible tanto a empresas como a particulares.

    Para el presidente del PP, la industria automovilística es un sector "muy importante" para la economía de España, segundo fabricante de automóviles de Europa y octavo del mundo, con una producción cercana a los tres millones de vehículos anuales.

    "La industria de la automoción representa el 10% del PIB, exporta ocho de cada diez vehículos, con un valor total que supera los 37.000 millones de euros y emplea a más de 200.000 personas", ha recordado el líder de la formación con sede en la calle Génova.

    Además, ha hecho hincapié en el hecho de que el 42% de los vehículos fabricados en España son diésel, y en que cerca de 40.000 trabajadores de 17 fábricas se mantienen gracias a esa producción, sin contar el empleo generado en la industria auxiliar y en los concesionarios de ventas.

    Asimismo, ha defendido que un vehículo diésel de última generación, que cumple con la normativa Euro 6, es menos contaminante que un vehículo de gasolina equivalente, y mucho menos contaminante que un vehículo con más de diez años de antigüedad, independientemente del carburante que use.

    Para leer más