21 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 4 de junio de 2008

    Economía/Motor.- La UE debatirá mañana si fijan un objetivo a largo plazo de recorte de CO2 para los coches

    Los ministros de Medio Ambiente discutirán las propuestas de la CE para reducir las emisiones

    BRUSELAS, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea debatirán mañana si fijan un objetivo a largo plazo de recorte de las emisiones de CO2 para los coches. La propuesta de la presidencia eslovena es que este objetivo sea de 95 gramos por kilómetro en 2020 para que los fabricantes sepan a qué atenerse.

    El proyecto de reglamento de la Comisión que se debate en la actualidad obligaría a los fabricantes a reducir las emisiones a 130 gramos por kilómetro en 2012, pero no incluye ninguna meta más a largo plazo.

    Algunos Estados miembros apoyan la propuesta de la presidencia para 2020, mientras que otros prefieren evitar hacer referencia a una cifra concreta, al considerar que no existe una "base científica sólida" para determinarla.

    Los ministros de Medio Ambiente de los Veintisiete discutirán este jueves la cifra y el resto de problemas pendientes en el reglamento para reducir las emisiones de C02 de los coches. No se espera que se llegue todavía a un acuerdo porque las posturas están todavía muy alejadas.

    Aún no hay consenso en la fecha a partir de la cual hay que aplicar el límite de 130 gramos por kilómetro, ya que algunos países piden que se atrase de 2012 a 2015 para dar más tiempo a la industria a adaptarse.

    También hay discrepancias sobre el importe de la multa que se aplicará a los fabricantes que sobrepasen estos límites. Bruselas pide que las sanciones sean de 20 euros por cada gramo por kilómetro que un fabricante supere el límite en 2012 y que aumenten progresivamente hasta 95 euros en 2015, mientras que varias delegaciones creen que este importe es excesivamente alto.

    Tampoco hay acuerdo sobre cómo repartir la carga entre los fabricantes, una cuestión que enfrenta a Francia e Italia, cuya producción es fundamentalmente de vehículos de tamaño mediano y medio, contra Alemania, que fabrica sobre todo coches de gran tamaño que contaminan más. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, se han comprometido a alcanzar un compromiso, aunque de momento no hay resultados.

    ENERGÍA Y CAMBIO CLIMÁTICO.

    Los ministros de Medio Ambiente debatirán además el paquete de medidas sobre energía y cambio climático que la Comisión presentó el pasado enero. La finalidad de estas propuestas es lograr que la UE cumpla los objetivos que se ha fijado para luchar contra el cambio climático: una reducción de un 20% de los gases de efecto invernadero respecto a los niveles de 1990, un 20% de renovables y un 10% de biocarburantes para el transporte. Todos estos objetivos deben lograrse en 2020.

    En el caso de España, estas propuestas obligan a aumentar en 2020 hasta el 20% la cuota de energía que se consume de fuentes renovables, lo que significa duplicar la producción actual (8,7% en 2005). Además, de aquí a 2020 se deberán recortar un 10% las emisiones de sectores como el transporte, la vivienda, la agricultura y la ganadería o los residuos respecto a los niveles de 2005, año que se toma como referencia.

    Los líderes de la UE se han comprometido a lograr un acuerdo antes de fin de año. Durante las discusiones preliminares se han identificado los principales puntos de conflicto. En primer lugar, el año de referencia: los países de la ampliación reclaman que sea 1990 y no 2005 porque de lo contrario no se tiene en cuenta el esfuerzo de reducción de emisiones que ya han realizado.

    En segundo lugar, muchos Estados miembros, entre ellos España, reclaman que se pueda hacer un mayor uso de los mecanismos de desarrollo limpio, es decir, que se permita a las empresas adquirir permisos de emisión mediante inversiones en países en vías de desarrollo para reducir allí las emisiones. La Comisión ha impuesto límites muy estrictos a este sistema de flexibilidad a partir de 2013.

    El tercer tema de preocupación se refiere a las denominadas 'fugas de carbono', las posibles deslocalizaciones de empresas a países fuera de la UE que no apliquen normas tan estrictas de lucha contra el cambio climático. La propuesta del Ejecutivo comunitario señala que, si en 2010 no ha habido un acuerdo internacional de recorte de las emisiones, se buscará una solución para los sectores más vulnerables a la competencia internacional, como acero, aluminio o cemento.

    Entre las posibles soluciones que se barajan se encuentran dar a estos sectores los derechos de emisión de manera gratuita y no mediante subastas o incluir a las importaciones en el sistema europeo de comercio de emisiones. Muchas delegaciones piden que la decisión no se deje para 2010 sino que se tome ya ahora para que estas industrias sepan a qué atenerse.

    DEBATE SOBRE OGM

    Los ministros de Medio Ambiente concluirán su jornada con un debate sobre los organismos genéticamente modificados (OGM), que se convertirán en una prioridad de la presidencia francesa que comienza el próximo 1 de julio. Francia pretende revisar la normativa de la UE para autorizar los transgénicos de manera que se evite la actual situación de bloqueo permanente.

    No se trataría de entrar de empezar de nuevo en el debate ideológico sobre si se está a favor o en contra de los transgénicos sino de introducir "mejoras prácticas" en la legislación, según explicaron fuentes diplomáticas francesas. Por ejemplo, París aboga por reforzar la calidad científica de la Agencia Alimentaria, que es la responsable de dictaminar si un OGM es o no seguro, y evaluar no sólo el impacto de los transgénicos en la salud sino también en el medio ambiente.