15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • Domingo, 13 de Octubre
  • Viernes, 11 de Octubre
  • 15 de julio de 2008

    Economía/Motor.- Volkswagen estudia invertir 500 millones en construir una nueva fábrica en Estados Unidos

    MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El fabricante alemán de automóviles Volkswagen está estudiando la posibilidad de construir una nueva planta de producción en Estados Unidos, la primera en este país en 20 años, para lo que sería necesaria una inversión de 500 millones de euros (795 millones de dólares), según fuentes cercanas a la operación consultadas por el diario 'Financial Times'.

    Dichas fuentes indicaron que el consejo de administración de la multinacional de Wolfsburg decidirá mañana si aprueba el proyecto de instalación de una nueva fábrica, que se situaría en el Sureste de Estados Unidos, aunque la localización definitiva todavía no ha sido decidida.

    La eventual construcción de una nueva factoría en el territorio estadounidense se produciría después de que las matriculaciones en este país se redujeran un 18% durante el pasado mes de junio y forma parte de la estrategia de Volkswagen de construir en este mercado vehículos con un menor consumo de combustible, en relación con la subida del precio del petróleo.

    Así, la firma que preside Martin Winterkorn prevé beneficiarse del reducido consumo de combustible de sus modelos Jetta y Passat, a la hora de satisfacer la creciente demanda en Estados Unidos de coches más eficientes.

    La puesta en marcha de esta fábrica es una de las medidas que podría tomar la empresa para intentar remontar las pérdidas que ha estado experimentando en este mercado en los últimos años, que se han visto aumentadas por la debilidad del dólar frente al euro.

    La firma germana considera que esta planta ayudará a lograr su objetivo de vender 800.000 vehículos en Norteamérica en un plazo de diez años y también se enmarca dentro del plan de Winterkorn de alcanzar a Toyota como primer fabricante mundial de automóviles en 2018.

    Volkswagen se vio obligada a cerrar la planta que poseía en este país, en Westmoreland, en el Estado de Pennsylvania, en 1988 y desde entonces los vehículos que comercializa en Estados Unidos se importan desde México y Europa.