20 de agosto de 2019
  • Lunes, 19 de Agosto
  • Viernes, 16 de Agosto
  • Jueves, 15 de Agosto
  • Miércoles, 14 de Agosto
  • 1 de febrero de 2018

    Siete creencias erróneas sobre los coches de gas natural comprimido

    • Siete creencias erróneas sobre los coches de gas natural comprimido
    SEAT

    MADRID, 1 Feb. (EDIZIONES) -

    La falta de conocimiento y lo novedoso del producto hacen que circulen entre los aficionados al motor (y no tan aficionados) algunos falsos mitos alrededor de los coches de gas natural comprimido.

    Para desmentirlos y conocer un poco más este tipo de vehículos, desde Europa Press hemos recopilado algunas de las explicaciones del responsable de producto de GNC de Seat, Andrew Shepherd, un experto en el tema que sostiene que este combustible tendrá un papel protagonista en la movilidad del futuro:

    1. ¿AL CONDUCIR, LA SENSACIÓN ES LA MISMA? SÍ

    Al contrario de lo que creen algunos, la idea de que la conducción de un coche de gas natural comprimido (GNC) es distinta a la de los coches diésel o gasolina es falsa. El experto explica que la sensación al circular "es la misma", algo que responde a que las prestaciones de gas son exactamente iguales a las de un coche de combustible convencional.

    2. ¿LOS DEPÓSITOS DE GAS SON SEGUROS? SÍ

    "Los depósitos de gas están diseñados, fabricados y homologados según los más altos estándares de la industria", señala Shepherd, que indica que los depósitos de GNC incluyen una válvula de seguridad que en caso de emergencia es capaz de evacuar a la atmósfera el gas de manera controlada.

    Por otro lado, el experto de Seat recalca que los componentes están testados para resistir condiciones extremas y que el mito de que el gas se pueda congelar en condiciones de uso normal es "imposible", ya que, según explica, "para licuar el gas natural este tendría que estar sometido a temperaturas inferiores a 160 grados bajo cero".

    3. ¿PUEDEN CIRCULAR EN EPISODIOS DE POLUCIÓN? SÍ

    Estos coches propulsados por GNC cuentan con la etiqueta 'ECO', lo que permite a sus conductores circular en los momentos en los que se establecen restricciones de tráfico por episodios de contaminación.

    Además, el experto recalca la bonificación de la que se benefician quienes deciden adquirir un modelo GNC, ya que los propietarios pueden disfrutar de una rebaja del 75% en el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica en el momento de su compra, la exención del pago de impuestos de matriculación y descuentos en aparcamientos y autopistas con peaje.

    4. ¿TENGO QUE DEJAR DE CIRCULAR SI SE ACABA EL GAS? NO

    Cuando el depósito de gas se agota, el coche cambia automáticamente de combustible. De hecho, una vez se consume todo el gas natural comprimido, el coche indicará al conductor mediante un testigo en el cuadro de instrumentos que se ha pasado a funcionar con gasolina.

    Shepherd explica que con la tecnología híbrida de su marca se puede circular sin necesidad de repostar hasta 1.300 kilómetros, una distancia que equivale a viajar desde Barcelona hasta Frácfort sin tener que parar, y resalta que en caso de necesitarlo, el repostaje puede llevarse a cabo en todos los países europeos que cuenten con gasineras (dispensadores de gas) gracias a la utilización de una boquilla universal.

    5. ¿SE PUEDE CIRCULAR SOLO CON GAS? SÍ

    Los vehículos GNC funcionan por defecto con gas y se puede circular sin recurrir al depósito de gasolina. Pese a ello, es necesario que el coche cuente con un mínimo de gasolina para el momento del arranque en casos en los que la temperatura exterior es muy fría o justo después de repostar gas natural. Los expertos recomiendan consumir esta gasolina en un período de unos 6 meses.

    6. ¿SON MÁS CAROS? NO

    El especialista explica que estos vehículos tienen un precio de venta similar al de los coches tradicionales. Shepherd destaca que al precio de compra hay que añadir los beneficios a largo plazo. "Llenar el depósito cuesta tan sólo, aproximadamente, 13 euros", indica el experto, que segura que los coches de GNC "permiten ahorrar un 30% respecto a los vehículos diésel y un 55% respecto a los gasolina".

    7. ¿EL MANTENIMIENTO ES PARECIDO AL DE UN COCHE CONVENCIONAL? SÍ

    La mecánica de los vehículos de gas es igual a la de los coches tradicionales. "Es falso que bujías o filtros tengan que cambiarse con mayor frecuencia", rebate el experto en Seat ante los mitos que apuntan que los motores GNC se calientan y que son más caros de mantener.

    Shepherd indica que lo único que diferencia a los vehículos de GNC es que "antes de cada revisión de ITV, se tiene que certificar la estanqueidad del sistema de gas y, cada 4 años, realizar una inspección visual de los depósitos en un taller especializado".