22 de octubre de 2019
29 de julio de 2009

Innova.- Agricultura distribuye más de dos millones de plantas injertadas en 80 hectáreas de cultivo de pimiento

MURCIA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Agricultura y Agua distribuyó más de dos millones de plantas injertadas en una superficie de 80 hectáreas de cultivo repartidas entre las principales entidades de productores, dentro del 'Plan piloto de actuación en el empleo de planta injerta', según destacó hoy el director general de Modernización de Explotaciones y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, con motivo de la jornada técnica 'Resultados de ensayos de biosolarización e injerto en pimiento de invernadero' celebrada en San Javier.

García Lidón señaló que la Región es "un ejemplo a seguir en el establecimiento de programas de investigación aplicada como éste", que desarrolla el Instituto Murciano de Investigación Agraria y Alimentaria (IMIDA), con la colaboración del sector productor, dirigido a la búsqueda de alternativas al bromuro de metilo para la desinfección de los suelos de los invernaderos del campo de Cartagena, según informaron fuentes del Gobierno regional en un comuicado.

Este plan piloto, que se inició en 2008 y en el que se ha invertido en torno al millón de euros, "ha contemplado las diferentes combinaciones de patrones existentes, variedades, zonas de cultivo y actuaciones anteriores de desinfección, con y sin bromuro de metilo, para conseguir otras formas de manejo de los suelos y de sus enfermedades que permitan mantener los niveles productivos de las explotaciones", apuntó el director general.

Para ello, añadió que el IMIDA "abordó la puesta a punto de las técnicas de producción de la planta injertada en semillero para la obtención de un material vegetal de máxima calidad y una reducción de los costes de producción".

Dicho plan se enmarca en el Programa 'Murcia, Agricultura Limpia', que potencia estos sistemas respetuosos con el medio ambiente. En este sentido, García Lidón apuntó que, después de que el Protocolo de Montreal fijara un calendario de reducción en el consumo de bromuro de metilo como desinfectante del suelo, la Consejería diversificó sus actuaciones de investigación hacia otros métodos de desinfección de suelos no químicos, como es el caso de la solarización y la biofumigación".

Asimismo, destacó que "las técnicas de solarización y biofumigación se encuentran muy implantadas entre los productores de pimiento de invernadero, mientras que en otros cultivos, como el del tomate, juegan un papel esencial en el control de plagas emergentes como la Tuta Absoluta".

El IMIDA está ensayando actualmente distintos tipos de sustratos mejoradores del proceso de biosolarización, que permiten aumentar el efecto esterilizante sobre el suelo con un respeto máximo a los contenidos de nitratos, "tal y como exige la legislación comunitaria", subrayó García Lidón.

Como apoyo a las técnicas de biosolarización, el IMIDA inició los trabajos con plantas injertas sobre pies tolerantes a ciertos patógenos, como es el caso de nematodos u hongos del suelo. En este sentido, el director general señaló que "se han establecido numerosos ensayos en campo para comprobar la efectividad de los distintos portainjertos utilizados, estudiando su resistencia o susceptibilidad a los patógenos y la influencia que tienen sobre las variedades injertadas, analizando parámetros tales como rendimientos y calidades obtenidas".

García Lidón concluyó que el objetivo de la Consejería es "seguir potenciando estos sistemas de I+D+i con el apoyo y participación del sector productor, ya que esto nos permite fijar unos objetivos claros y ambiciosos, así como mejorar la asignación de los medios humanos y económicos disponibles de cara a la obtención de unos resultados tangibles a corto plazo".