15 de noviembre de 2019
  • Lunes, 11 de Noviembre
  • Domingo, 10 de Noviembre
  • Viernes, 8 de Noviembre
  • 14 de marzo de 2008

    Innova.- La empresa murciana de cosméticos Tahe investiga las posibilidades de un biodiésel no contaminante

    La empresa afirma que sólo el 60 por ciento de los productos que se prueban en laboratorio se introducen en el mercado

    MURCIA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

    La empresa murciana de cosméticos Tahe está investigando las posibilidades del biodiésel sin contaminantes residuales y los métodos de fabricación de este combustible de energías renovables, cuyos los resultados verán la luz, previsiblemente, dentro de cinco años, según informó a Europa Press el director químico de la empresa, Sergio Navarro.

    El origen de esta investigación, según Navarro "se remonta a cuando nos emplazaron a pensar en energías renovables", momento en el que Tahe decidió ponerse a investigar "porque teníamos el equipamiento, los conocimientos químicos y las competencias necesarias", y afirmó que estos proyectos los presentó "a las universidades de la Región".

    La empresa lleva igualmente proyectos de innovación en productos estéticos, de los que desarrolla una gama de moda y otra profesional, "para la que el éxito de producción es del 60 por ciento, lo que quiere decir que de los diez productos que se desarrollan en laboratorio apenas seis llegan al mercado y el resto se pierden", confesó.

    Navarro recordó los orígenes de la empresa murciana Tahe, que partió de la recolección de romero de los montes de Beniaján, de lo que pasó a la distribución de productos de peluquería en los años 60. La empresa disponía en ese momento de una red comercial y "se dio cuenta que estaba en manos de multinacionales", motivo por el que decidió empezar a fabricar por su cuenta, explicó.

    Para conseguir este objetivo, en 1993 Tahe fichó a un químico para desarrollar una línea de producto, así como un investigador en I+D+i, para desarrollar nuevas líneas de trabajo. Entonces, Tahe contaba con unas 30 personas en plantilla, "y ahora somos cerca de las 300", precisó.

    De esta forma, en el mercado de la peluquería, el director químico reconoció que la empresa "evolucionó captando sus necesidades para incorporarlas a nuestra cartera de productos", y precisó que la empresa "parte de un gran departamento de ventas, que demandaba al departamento de I+D+i productos para vender".

    Así surgió la posibilidad de fabricar muebles de peluquería, algo que Navarro justificó "porque estábamos comprando esos productos a terceros y finalmente se daban problemas de retrasos y desperfectos, por lo que la responsabilidad era de Tahe, cuando no nos dedicábamos a la fabricación", motivo por el que decidieron montar la carpintería.

    Además, advirtieron que "faltaba formación entre los peluqueros, tanto técnica como empresarial", por lo que decidieron dar cursos de formación de cómo usar sus productos, de cómo hacer moños y recogidos para bodas, y cursos de moda, lo que les hizo desembocar "en cursos de formación empresarial".

    "Y es que los peluqueros eran empresarios que no entendían de impresos, sino más bien de cobrar y de tener gente que lo hiciera", matizó Navarro, quien dijo darse cuenta que "los empresarios del sector debían optimizar su gestión para poder crecer", y así planteó la necesidad de "tener un buen expositor para poder vender, tener una buena recepción, no tener sillas viejas, maquetar la entrada y la fachada".

    Así fue como Tahe detectó hace unos años los servicios de depilación láser, "que eran unos productos muy caros, de diez millones de pesetas". Para solucionar esta situación, compró una máquina de láser y costeó los precios del protocolo médico y de la enfermera encargada de su gestión y de visitar las peluquerías una vez al mes, un negocio del que ahora cuentan con 150 en toda España.

    Asimismo, señaló que Tahe inaugurará en un plazo de 15 días una clínica de fertilidad para cuya puesta en marcha "fichamos a uno de los mejores biólogos europeos que había, porque era de Murcia y quería venirse, y a otra doctora que ya trabajaba en la Región".

    Por último, destacó la importancia de la imagen de marca y de compartir la misma unidad de negocios, ya que "si una empresa tiene productos buenos, por qué no iba a tener clínicas de fertilidad buenas", precisó, por lo que hizo hincapié que el éxito en el mercado llegados a este punto "ya es una ecuación de conceptos, porque todo el mundo va a la peluquería y ven las campañas de publicidad".