5 de abril de 2020
25 de agosto de 2008

Innova.-Limusa y Maderas Rucomar firman un acuerdo que permitirá reciclar 400 toneladas de madera al año

MURCIA, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

La empresa Limpieza Municipal de Lorca y la mercantil Maderas Rucomar alcanzaron un acuerdo que permitirá el reciclado de unas 400 toneladas anuales de residuos de madera al año mediante el tratamiento de los palés procedentes de la actividad agrícola y del curtido, además de restos domésticos.

El contrato para la retirada de los residuos de madera, que está vigente desde principios de 2008, comenzó así "a dar sus frutos, generando en torno a las 30 toneladas mensuales", según informaron fuentes del Ayuntamiento de Lorca en un comunicado.

El concejal de Medio Ambiente del municipio, Melchor Morales, explicó que la colaboración "se extiende a la gestión de todo el residuo de madera que entre a las instalaciones del Centro de Gestión de Residuos, bien por su retirada programada de la vía pública, bien por su entrada como residuo industrial, así como por las aportaciones ciudadanas al Punto Limpio".

Igualmente, manifestó que "hasta el inicio de esta colaboración, Limusa realizaba un tratamiento de trituración, lo que generaba una masa residual que se destinaba a reciclaje, aunque los operadores no acababan de ver su rentabilidad y el residuo terminó durante meses en el vaso general de residuos de la instalación como rechazo".

Transcurrido unos meses de esta nueva colaboración, la media de salida de este subproducto "supone ya en torno a las 30 toneladas mensuales, compuestas principalmente por restos de muebles clasificados como voluminosos de los que se desprenden los ciudadanos y por palés de las industrias del curtido y de la agrícola, considerados como madera limpia.

Asimismo, señaló que el reciclado de madera "era uno de los pocos puntos pendientes en la gestión integral de los residuos urbanos de Lorca y comarca, a la que da servicio el Centro de Gestión de Residuos, al no poderse asegurar su reciclaje", y añadió que este acuerdo "permite, además, que su coste al ciudadano sea ínfimo, 60 euros al mes, evitando una entrada más en el vaso de vertido, con lo que se optimiza la inversión realizada en la nueva instalación"

Por último, apuntó que en próximas fechas concluirá también la solución a los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, sobre la base de la normativa de agosto de 2005, una vez autorizados administrativamente a varios gestores.