14 de octubre de 2019
25 de enero de 2009

Agricultura se compromete con el sector productor de pimiento a continuar con el Plan experimental de plantas injertas

MURCIA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Agricultura y Agua se ha comprometido con el sector productor de pimiento de invernadero a continuar con el 'Plan piloto experimental en el empleo de plantas injertas', cuyo objetivo es facilitar nuevas técnicas de protección fitosanitaria que minimicen el empleo de fitofármacos.

Según el director general de Modernización de Explotaciones y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, dicho plan se enmarca entre las actuaciones del Programa Murcia Agricultura Limpia y "busca alternativas no químicas al Bromuro de Metilo, prohibido de acuerdo con el Protocolo de Montreal, por ser una de las sustancias responsables de la destrucción de la capa de ozono".

El responsable autonómico y técnicos de la Consejería se reunieron recientemente con representantes del sector productor para informarles de los resultados obtenidos en el primer año de andadura del mencionado Plan piloto, según informó el Ejecutivo regional en un comunicado.

Así, el investigador Alfredo Lacasa se refirió a las investigaciones que desarrolla el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida) sobre alternativas no químicas, como la desinfección de suelos por medio de la biosolarización, el empleo de plantas injertas y la desinfección mediante vapor de agua seco.

Igualmente, la Consejería también está ensayando nuevos formulados químicos para la desinfección del suelo aplicados en el agua de riego, que presentan menos riesgos medioambientales y mayor seguridad para el agricultor a la hora de su aplicación.

Una de las líneas de trabajo iniciadas en el año 2008 ha sido el empleo de plantas injertas de pimiento sobre distintos tipos de patrones. Según García Lidón, "en estos trabajos se está estudiando la influencia de determinados parámetros como luminosidad, humedad relativa y estado de madurez de la planta, entre otros aspectos, a la hora de obtener injertos de mayor calidad", tras lo que añadió que para ello "se precisa de instalaciones altamente tecnificadas y personal muy especializado".

El director general consideró "importantes" las actuaciones desarrolladas por medio de agricultores colaboradores, "en las que se comprueba el comportamiento en campo de los distintos portainjertos, frente a ciertos patógenos de suelo como Phytophthora capsici y algunas especies de nematodos, así como los problemas de cansancio de suelo producidos por la continua repetición de este cultivo".

El coste de estas actuaciones asciende a 800.000 euros, que son sufragados al 50 por ciento por la Consejería y el citado sector.