17 de octubre de 2019
14 de noviembre de 2009

AUGC Murcia tacha de "ridículo" que sólo existan "entre cero y dos" chalecos antibalas por puesto de la Guardia Civil

Un informe de la asociación concluye que la seguridad de los cuarteles de la Región es "muy deficiente"

MURCIA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) de Murcia ha elaborado un dossier sobre la seguridad en los acuartelamientos de la Región en el que se pone de manifiesto que "existen entre cero y dos chalecos antibalas en cada puesto", una cifra que considera "no ya insuficiente, sino totalmente ridícula" y que supone "un cierto desprecio para la seguridad de los agentes".

Y es que, los conocidos como equipos de protección individual (EPI) no existen en el ámbito de la Guardia Civil, al no estar regulado en el Real Decreto de prevención de riesgos laborales del Cuerpo, pero además el equipo policial del que disponen es "deficiente".

De hecho, el estudio explica que los agentes "carecen de botas o zapatos de tipo policial, cinturón policial o defensa extensible, entre otro material necesario", y añade que "lo que parece increíble es que los guardias civiles no tengan como dotación algo que resulta imprescindible para proteger la vida en caso de intervenciones con armas de fuego, como es un chaleco antibalas".

El informe, al que ha tenido acceso Europa Press, analiza la situación de un total de 43 dependencias de la Guardia Civil en la Región de Murcia, y en él se recoge, asimismo, que el 37,20 por ciento de las instalaciones carece de cámara de seguridad (circuito cerrado de televisión) y que en 25,60 por ciento lo tiene en estado "muy deficiente".

Igualmente, menos del 20 por ciento de los acuartelamientos dispone de inhibidores de frecuencia que son utilizados para impedir la activación de explosivos mediante radiofrecuencia, pero además, "debido a su poca utilización, no se comprueba su funcionamiento, siendo el mismo deficiente", según este estudio de la AUGC.

En cuanto al perímetro de protección de los cuarteles --barreras para vehículos, bolardos, vallas, iluminación, barreras para vehículos, circulación de vías, etc.--, con los que se pretende evitar coches o paquetes bombas, así como su detección, el 93 por ciento de los acuartelamientos "carecen del mismo o es muy deficiente".

Así, especifica la AUGC de Murcia, no hay señales de prohibido aparcar, bolardos para evitar estacionamientos u otros sistemas que impidieran la aproximación de vehículos, y en el 74,1 por cientos de los acuartelamientos "la iluminación exterior y perimetral es inexistente o muy deficiente".

Respecto al servicio 'puertas 24 horas', la AUGC considera "evidente" que las medidas de seguridad "no pueden ser efectivas si no existe personal que las maneje e inspeccione". Así, explica en su dossier que "a pesar del aumento de plantilla de los últimos años, aún existen muchas deficiencias que obligan a tener cerrado el acuartelamiento durante ciertos horarios a más del 50 por ciento de los puestos de la V Zona, de modo que la seguridad queda cubierta de modo esporádico por las patrullas en servicio".

Además, aclara que sólo la Comandancia de Murcia y el acuartelamiento de Cartagena poseen un servicio exclusivo de seguridad, incluso con arco detector de metales, mientras que en el resto de puestos "la seguridad la realiza el llamado 'guardia de puertas' que, a su vez, debe atender transmisiones, teléfono y, en la mayoría de los casos, atender y recoger denuncias de los ciudadanos".

Otro de los aspectos recogidos en el estudio de la AUGC es la falta de protocolos de seguridad y la antigüedad de los acuartelamientos, así como la mala distribución geográfica, ya que "las medidas de seguridad son las deficientes en el Norte y Noroeste de la Región, obteniéndose niveles aceptables, que no óptimos, en la 4ª Compañía de Torre Pacheco y en la 5ª Compañía de Cartagena, a excepción de dos unidades de esta última".

Por todo ello, el informe concluye que la seguridad de los cuarteles de la Región "es, en términos generales, muy deficiente", al carecer de "elementos básicos de seguridad y de plantillas suficientes para garantizar la misma, siendo factores influyentes la antigüedad de los inmuebles y la situación geográfica de la Región".

PROPUESTAS

No obstante, la AUGC propone una serie de medidas, para que las estima necesario "implicar a todas las partes afectadas, tanto a la Delegación de Gobierno, Jefatura de la V Zona, como las asociaciones de guardias civiles e incluso a los municipios de la Región".

Como medidas más urgentes, señala la redacción de protocolos de seguridad "de obligado cumplimiento", en base a los que "acometer las reformas por orden de prioridad y urgencia en un plazo adecuado y real"; aumento de la partida presupuestaria dedicada a la seguridad de los cuarteles; y adquisición del número necesario de chalecos antibalas y renovación de los más antiguos.

La AUGC plantea también la implicación de los distintos municipios en el adecuamiento del perímetro exterior de los acuartelamientos (alumbrado exterior, señalización vertical y horizontal, restricción del tráfico urbano en calles adyacentes, bolardos, vallas, etc,).

Finalmente, propone como realizar un estudio de la reducción de puestos que, por su escasa plantillas, "son ineficaces para el servicio al ciudadano", y un estudio con una nueva distribución geográfica "en base a criterios policiales, número de habitantes y niveles delincuenciales". Se trataría de reunir varias unidades pequeñas en una unidad mayor, con una eficacia policial mayor y mejor servicio al ciudadano, conocidas como Puestos Principales de la Guardia Civil.