14 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 24 de septiembre de 2014

    Bascuñana desmiente "rotundamente" que se negara a identificarse en un control de alcoholemia

    Asegura que se detuvo por voluntad propia para interesarse por el trabajo de los agentes de la Guardia Civil

    Bascuñana desmiente "rotundamente" que se negara a identificarse en un control de alcoholemia
    EUROPA PRESS

    MURCIA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El delegado del Gobierno en la Región de Murcia, Joaquín Bascuñana, ha desmentido "rotundamente" que se negara a identificarse ante la Guardia Civil durante un control de alcoholemia el pasado sábado. Al contrario, ha asegurado que fue él mismo quien se detuvo y se identificó como delegado para interesarse por el trabajo que estaban llevando a cabo los agentes, momento en el que uno de ellos no le reconoció y le pidió que se identificara.

    Así lo ha hecho saber el delegado en un contacto con los medios de comunicación ofrecido junto al coronel de la 5ª Comandancia de la Guardia Civil, José Ortega, al ser preguntado por la información que apuntaba a que el propio Bascuñana "se negó a entregar a la Benemérita el DNI", según el contenido de un documento redactado por el Instituto Armado.

    El delegado del Gobierno ha asegurado que "en ningún momento hay detención por parte de la Guardia Civil, sino que en el propio control van pasando los vehículos", y cuando al coche en el que viajaba le dicen que siguiera adelante, el delegado se dirigió al agente y le dijo: "buenas noches agente, ¿hay alguna novedad?".

    Bascuñana afirma que su interés "en todo momento" a esa hora era "interesarse por el trabajo que estaba llevando a cabo la Guardia Civil".

    En segundo lugar, ha afirmado que la Guardia Civil no le pidió "en ningún momento" el DNI, sino que el agente fue el que le pidió que se identificara, una vez que Bascuñana dijo ser el delegado del Gobierno. "El agente me dijo: usted no se ha identificado", ha advertido.

    Asimismo, el delegado ha asegurado que ninguno de los ocupantes del vehículo en el que viajaba se negó a hacer el control de alcoholemia, "porque no se nos pidió", y los agentes les habían dicho que continuaran.

    Por otro lado, Bascuñana ha señalado que el número de personas que, según se ha publicado, viajaban en el vehículo "no se corresponde con la cifra real", por lo que "no hay exactitud a la hora de dar la información".

    Igualmente, el delegado ha desmentido que tuviera síntomas de embriaguez, sino que "estaba en perfectas condiciones en todo momento", y que "lo único que pretendía, después de saludar al agente, era interesarse por el trabajo que estaban llevando a cabo".

    En este sentido, ha dicho comprender "perfectamente" que el agente en cuestión "no entendiera o pudiese creer que lo que le estaba diciendo pudiera ser una broma". Todo ello, "en las condiciones que están los agentes tras las horas que llevan trabajando en esos controles, y habiendo mucha gente que les puede gastar algún tipo de broma, como me han dicho", ha zanjado.

    Bascuñana también ha asegurado que, "en ningún momento estuvo allí el capitán de la Agrupación, que en aquel momento estaba en un municipio a más de 20 kilómetros del lugar".

    CONSIDERA QUE SE HA DADO LA INFORMACIÓN "INTENCIONADAMENTE"

    Por todo ello, considera que "alguien, intencionadamente y, seguramente, con ánimo de hacer daño, ha dado alguna información que no es la real".

    "El delegado del Gobierno iba de copiloto, iba en perfectas condiciones, nunca se negó a identificarse, puesto que no se le requirió en ningún momento el DNI, y al delegado del Gobierno nadie le dijo de hacer ningún tipo de prueba ni de nada; y el delegado del Gobierno, en todo momento, trató con educación, como ha hecho siempre", ha insistido.

    A este respecto, recuerda que él siempre se ha parado, tanto con agentes de la Guardia Civil como del Cuerpo Nacional de Policía, y les ha preguntado "si hay alguna novedad, o cómo están". En este caso no era un acto institucional, sino un acto totalmente privado, pero "quería interesarme también como delegado del Gobierno por cómo estaban esos agentes".

    "De ahí a lo que se ha dicho no tiene nada que ver, lo niego con rotundidad, y ya está bien de darle la vuelta y decir otras cosas", lamenta Bascuñana.

    También ha reprochado que "alguien ha identificado, incluso, a las personas que iban en el asiento de atrás", pero se pregunta "cómo van a saber quiénes iban, si no sabían el número de personas, si no iban dos". Por ello, ha insistido en apuntar a una revelación "interesada", aunque no se siente "acosado".

    Ha desmentido igualmente que el incidente generase una retención de tráfico, sino que "no duró ni un minuto", y él mismo terminó "saludando, incluso efusivamente, a los propios agentes, sin ninguna otra novedad".

    Respecto a quien ha filtrado la información, Bascuñana ha señalado que "si hubiera sido alguien de los que estaban allí presentes, no hubiera dado datos falsos, como que estaba el capitán, cuando no estaba", aunque ha reconocido que el capitán "llegó 15 o 20 minutos más tarde".

    Apunta que el autor de la filtración "no tiene por qué ser guardia civil y, desde luego, los que iban en el coche ya les digo yo que no". En todo caso, ha ratificado que "parece difícil pensar que fuera alguien que estuviera allí".

    "Como delegado del Gobierno, he atendido perfectamente a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado", ha garantizado, y en este caso ha dicho entender que, en un momento determinado, el propio guardia civil "no me reconociera, es normal".

    El delegado también ha desmentido que hubiera durante el incidente "alguna palabra desagradable hacia nadie, ni de parte de la Guardia Civil hacia el delegado, ni del delegado con respecto a la Benemérita".

    Por todo ello, considera que su dimisión está "totalmente fuera de lugar, porque de lo primero que estamos hablando es de los hechos". Y, como "persona", ha exigido "que se cuenten las cosas como sucedieron, y que nadie invente nada ni dé ninguna vuelta".

    EL CORONEL RATIFICA QUE LA INFORMACIÓN "NO SE AJUSTA A LOS HECHOS"

    El coronel José Ortega, por su parte, ha considerado que este hecho "se ha sobredimensionado", porque "hechos como éste ocurren a diario en los controles de alcoholemia, incluso de mucha mayor entidad, por supuesto". En este sentido, ha ratificado que la Guardia Civil está realizando una investigación interna, porque "hay implicado personal del Cuerpo".

    Al respecto, Ortega ha ratificado que la información que se está publicando en los medios de comunicación "no se ajusta en absoluto a la realidad de los hechos".

    Puesto que hay una investigación abierta, Ortega ha advertido que él no puede desvelar cuestiones que puedan afectar a las conclusiones finales. "Por ello, no voy a decir si los agentes se han desmentido o no", ha indicado.

    En cualquier caso, ha instado a ponerse en el lugar de los agentes en un control de alcoholemia, y ha remarcado que la dificultad en la labor del guardia cuando está haciendo una primera fase de selección de vehículos.

    En esta primera fase de selección de vehículos, los agentes dijeron al conductor del coche en el que viajaba Bascuñana que "continuara", y no se le paró para hacer un control, ha subrayado Ortega, quien reconoce que el delegado "suele interesarse por las novedades cuando va a cualquier lugar en el que nosotros estamos".

    Al ser preguntado por la posibilidad de que la filtración haya partido de un agente de la Guardia Civil, Ortega ha manifestado que en un control de alcoholemia "hay mucha gente, algunos parados, otros sometiéndose a controles de alcoholemia y acompañantes, e incluso quien se baja a fumarse un cigarrillo".

    "Yo, desde luego, por los guardias civiles creo que puedo poner la mano en el fuego de que ellos no han filtrado nada", ha subrayado el coronel de la V Comandancia.

    Para leer más