3 de abril de 2020
22 de julio de 2008

La Cámara de Comercio de Murcia prevé un crecimiento del PIB regional "sensiblemente inferior" al del año pasado

La Corporación pide que se simplifique los trámites administrativos que en la actualidad "paralizan muchos proyectos"

MURCIA, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Cámara de Comercio de Murcia prevé, en el Informe Económico Anual incluido en su Memoria de Actividades de 2007, una continuidad en el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) regional "con avances sensiblemente inferiores a los alcanzados el pasado año" (un 2,8 por ciento), según informaron fuentes camerales en un comunicado de prensa.

Según la Cámara de Comercio de Murcia, la desaceleración del crecimiento económico en la Región en un entorno de crisis es el eje de las perspectivas para 2008 de la economía murciana.

Consideró que la demanda interna seguirá en la senda de moderación iniciada el pasado año, lo que se apreciará tanto en el consumo de los hogares como en la inversión de empresas, debido a los continuos aumentos de los tipos de interés y, con ello, el crecimiento de los costes de endeudamiento.

En este contexto, las importaciones podrían evolucionar a la baja, mientras que las exportaciones dependerán de la respuesta de los mercados internacionales antes "la incertidumbre y la inestabilidad financiera existente", señaló.

Para la Cámara de Comercio de Murcia, los principales riesgos de la economía regional son los derivados de la caída de la demanda del sector de la construcción, de cuyos ingresos la economía presenta una "elevada dependencia" tras los años de expansión urbano-residencial, y su posible traslación a otros sectores productivos, especialmente a los servicios.

Otro riesgo de la economía regional es el "acelerado aumento del paro", una situación que se está afectando especialmente al colectivo de trabajadores extranjeros. A esto hay que sumar el contexto de tensiones inflacionistas, si se mantienen las rigideces en los precios de los alimentos y la creciente cotización del crudo en los mercados internacionales.

A pesar de la "decidida actuación del Gobierno regional" al poner en marcha el Plan de Medidas Extraordinarias para la Dinamización Económica, el presidente de la Cámara, Pedro García-Balibrea, reconoció que los empresarios ven la actual situación "con inquietud", sobre todo "teniendo en cuenta el enorme desarrollo que la Región venía protagonizando y que ahora parece peligrar".

Por este motivo, argumentó, "las actuaciones públicas impulsoras de la actividad económica, como la ejecución de los proyectos de alta velocidad, el nuevo aeropuerto regional o proyectos que incentiven un turismo de calidad como es el caso de Marina de Cope, se debe sumar al fomento de la actividad empresarial, sobre todo a través de la simplificación de los trámites administrativos que, en la actualidad, paralizan muchos proyectos, ahora más que nunca necesarios".

En el periodo 2000-2007, la Región de Murcia ha sido la comunidad autónoma española con mayor crecimiento (un 3,94 por ciento de media), una evolución que le ha permitido mantener unas elevadas tasas de actividad y empleo.

A lo largo de 2007 se siguió creando empleo, pero no con la intensidad suficiente como para absorber el crecimiento de la población activa, con lo que el paro registrado aumentó, situándose la tasa a final de año en un 8,3 por ciento.

SECTOR SERVICIOS LIDERA EL CRECIMIENTO

El sector servicios, con especial incidencia de comercio y transporte, al que se suma el turismo, lideró el crecimiento económico regional en 2007, que registró un aumento de su PIB del 3,8 por ciento.

El avance sostenido de la industria, el mayor impulso de la agricultura y la desaceleración de la construcción caracterizaron la evolución sectorial de la economía de la Región de murcia el pasado año.

La economía murciana, según la Cámara de Comercio, sustentó su crecimiento en la fortaleza de la demanda interna que, sin embargo, empezó a mostrar signos de moderación a partir del segundo semestre, motivada principalmente por el endurecimiento de las condiciones financieras que afectan a las familias endeudadas.

Por su parte, la inversión siguió una favorable tendencia, con una mejora de la inversión en bienes equipo mientras empeoró la realizada en construcción. En cuanto a las exportaciones, las ventas de la Región de murcia al exterior crecieron en 2007 un 5,7 por ciento, manteniendo la continuidad en su crecimiento, a un ritmo similar al conseguido el año anterior. Finalmente, la Región acabó 2007 como la comunidad más inflacionista, con una tasa del 4,7 por ciento, cinco décimas superior a la nacional.