20 de septiembre de 2019
12 de diciembre de 2018

Carcasas de superhéroes decorarán los sueros de los niños ingresados en el hospital Santa Lucía

Carcasas de superhéroes decorarán los sueros de los niños ingresados en el hospital Santa Lucía
ÁREA DE SALUD II CARTAGENA

MURCIA, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los niños ingresados en la Unidad de Hospitalización del Servicio de Pediatría del hospital Santa Lucía cuentan con unas nuevas carcasas decorativas para los sueros de los tratamientos que reciben. El objetivo es minimizar el impacto que para ellos tiene este proceso.

El tratamiento infantil durante la estancia en un hospital puede convertirse para el menor en algo molesto, la presencia de vías y sueros puede incomodar a los pacientes más pequeños e incluso crear un temor hacia lo que les ayudará a mejorarse.

Para perder ese miedo, surge esta iniciativa que se ha puesto en marcha con la colaboración de los profesionales de la planta y las Aulas Hospitalarias del hospital Santa Lucía, junto con la empresa Fluid 3D y el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Cartagena.

Estas carcacasas, creadas a través de impresoras 3D, y que tienen como objetivo esconder la medicación de los pacientes más jóvenes, son de plástico e intercambiables, teniendo la posibilidad de pintarlas o decorarlas con lo que más guste al paciente.

En un principio, la empresa Fluid 3 D ha entregado al hospital Santa Lucía 13 carcasas que simulan un juego de logos de superhéroes, pero la idea es llegar a tener hasta 30 unidades y que los niños puedan trabajar con ellas y pintar los dibujos que quieran, que dejen volar su imaginación y se sientan más cómodos.

Desde el hospital Santa Lucía se trabaja para que los niños hospitalizados disfruten de entornos más humanos e infantiles, pues está comprobado que este tipo de ambientes pueden contribuir a su bienestar y recuperación.

Se trata de prestar una asistencia desde un punto de vista más integral y humano, teniendo en cuenta todos aquellos aspectos que puedan contribuir a facilitar la recuperación y reducir las secuelas de la enfermedad, en particular en este caso, tras una estancia en el hospital.

Es un hecho comprobado que entornos más humanos e infantiles ayudan a reducir la ansiedad y el miedo que presentan los más pequeños en ambientes hospitalarios y que, estos ambientes, en ocasiones, pueden contribuir a su bienestar y recuperación e igualmente facilita también la labor de los médicos y las enfermeras.