21 de octubre de 2019
15 de febrero de 2009

La Consejería de Sanidad de Murcia se adhiere a un programa de la OMS para garantizar la seguridad en los quirófanos

Participan los hospitales del Servicio Murciano de Salud y la mayoría de los concertados quirúrgicos de la Región

MURCIA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Sanidad y Consumo ha iniciado una línea de trabajo para mejorar la seguridad de los pacientes que van a someterse a una intervención quirúrgica. La iniciativa se encuadra dentro del Programa de Seguridad del Paciente y es fruto del convenio con el Ministerio de Sanidad y Consumo para el Impulso de Prácticas Seguras.

El director general de Atención al Ciudadano, Drogodependencias y Consumo, Juan Manuel Ruiz, asistió esta semana a la primera reunión del grupo que trabaja para adaptar el listado de verificaciones propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su programa Reto Mundial 'La cirugía Segura Salva Vidas'.

El grupo de trabajo está formado por representantes de todos los hospitales del Servicio Murciano de Salud (SMS) y por la mayoría de los hospitales concertados quirúrgicos de la Región. Asimismo, el programa de Seguridad del Paciente lo coordina la doctora Susana Valbuena y el proyecto de cirugía segura lo dirige el doctor Víctor Soria, cirujano del Hospital Morales Meseguer.

Al respecto, Ruiz destacó que el objetivo de este programa es "reforzar las prácticas de seguridad reconocidas y fomentar una mejor comunicación y trabajo en equipo entre las disciplinas clínicas".

En esta línea, recordó que según un reciente estudio publicado en la revista 'New England Journal of Medicine' "se ha demostrado en distintos hospitales de todo el mundo que el cumplimiento de un listado de verificaciones en la antesala del quirófano, justo antes de comenzar la intervención y al finalizar la operación, disminuye las complicaciones y la mortalidad de los pacientes intervenidos".

Todos y cada uno de los filtros de seguridad están basados en evidencias científicas o en la opinión de expertos. "Gracias a esto, afirmó Ruiz, se puede reducir significativamente la probabilidad de daños quirúrgicos teniendo muy presente, además, que con la aplicación de este sistema de seguridad es muy poco probable que provoque algún daño o coste sanitario verdaderamente significativo".

"Esto se debe a que el listado de verificaciones se ha diseñado para que sea breve y sencillo", comentó. De hecho, muchos de los pasos recomendados por la OMS en este proceso de verificación ya están aceptados a día de hoy como parte de la rutina diaria de los quirófanos de todo el mundo.

EL LISTADO DE VERIFICACIÓN.

El Listado de Verificación propuesto por la OMS se divide en tres fases. En la primera, a la entrada del quirófano, y antes de la inducción de la anestesia, el coordinador del listado repasará verbalmente con el paciente que se ha confirmado su identidad, la localización de la cirugía y el procedimiento a realizar, así como que se ha obtenido el consentimiento informado para la intervención.

Además, repasará verbalmente con el anestesista el riesgo de hemorragia, la posible dificultad de la vía aérea y las alergias, y comprobará que se ha completado o no la revisión del total de los controles de seguridad de la anestesia, según informó el Ejecutivo murciano en un comunicado.

La segunda fase, denominada "pausa quirúrgica", justo antes de realizar la incisión de la piel, se confirmará en voz alta que se ha administrado la profilaxis antibiótica en la última hora y que están a la vista las imágenes esenciales. Seguidamente el cirujano, el anestesista y la enfermera repasarán verbalmente los aspectos críticos del plan previsto para la intervención.

Finalmente, la tercera fase ha de completarse antes de retirar el campo estéril, durante la preparación final de la herida y antes de que el cirujano abandone el quirófano.

En ese momento se repasarán en voz alta los incidentes críticos de la intervención y el plan para un postoperatorio seguro antes de terminar la intervención. Asimismo, el cirujano confirmará el procedimiento realizado, el anestesista el plan de recuperación y la enfermera la identificación de las muestras biológicas y el recuento de gasas e instrumental.

El programa de Seguridad del Paciente lleva funcionando a pleno rendimiento desde el año 2006 y tiene como principales vías de actuación la prevención de infecciones noscomiales, la seguridad de los medicamentos, la implantación de unidades funcionales para la seguridad de los pacientes y sensibilizar a pacientes y profesionales médicos a cerca de la necesidad y los esfuerzos de la sanidad pública para garantizar la seguridad de los pacientes.

Este nuevo programa de la OMS está previsto que se instaure en la Región de Murcia a lo largo de este año. En los hospitales públicos murcianos se practican unas 50.000 operaciones de cirugía mayor anuales.

Otra de las ventajas de esta iniciativa es su bajo coste. No obstante, los gastos generados por la aplicación se recogen en el convenio para Impulso de Prácticas Seguras firmado entre el Ministerio y la Consejería de Sanidad y Consumo.