23 de enero de 2020
  • Miércoles, 22 de Enero
  • 10 de diciembre de 2019

    Las empresas familiares, pesimistas respecto a la evolución de la economía en 2020 por la incertidumbre

    Como novedad, estas compañías detectan problemas para encontrar personal cualificado

    Las empresas familiares, pesimistas respecto a la evolución de la economía en 2020 por la incertidumbre
    Presentación del barómetro que elaboran la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum Universidad de Murcia-Universidad Politécnica de Cartagena - EUROPA PRESS

    MURCIA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Las empresas familiares de la Región de Murcia han mejorado sus resultados en el año 2019 pero advierten un cambio de tendencia y prevén que en 2020 se produzca una "desaceleración sincronizada" de las economías española y murciana por la incertidumbre política nacional y las incertidumbres comerciales internacionales, aunque creen que este escenario no llegará a adquirir las proporciones de crisis.

    Así lo refleja el barómetro que elaboran la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum Universidad de Murcia-Universidad Politécnica de Cartagena, con la colaboración de Bankia, y la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (AMEFMUR) y que mide la actividad de un colectivo que representa más del 92% del tejido empresarial.

    En concreto, el barómetro refleja que ha habido una tendencia negativa en la evolución de las economías española, murciana y del sector, siendo más acusada a nivel nacional. Las perspectivas son a empeorar, con caídas de 33 puntos porcentuales para la economía española y de 31 puntos para la Región de Murcia.

    Los empresarios achacan este pesimismo a que empiezan a notar las consecuencias de la incertidumbre económica y política. En concreto, se muestran preocupados por el incremento de las barreras arancelarias, los conflictos geopolíticos internacionales y la incertidumbre política nacional, lo que lleva a las empresas familiares a prever que la situación económica empeorará el próximo año, a pesar de que todas las variables de actividad se mantienen en este 2019 en saldos positivos.

    Así, el 53% de las empresas mejoró su facturación y el 37% incrementó su plantilla, a la vez que el Índice de Confianza descendía 9 puntos, lo que se reflejó, principalmente, en una desaceleración en las inversiones realizadas (aunque ambos indicadores siguen en cifras positivas).

    Estos datos los han hecho públicos los rectores de la Universidad de Murcia y la Universidad Politécnica de Cartagena, José Luján y Alejandro Díaz; el presidente de AMEFMUR, José María Tortosa; el director corporativo de Negocio de Empresas de la Comunidad Valenciana y Murcia de Bankia, Carlos Aguilera; la directora general de Innovación Empresarial y Defensa del Autónomo y la Pyme, María José Ros; el coordinador del estudio y director de la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum, y Ángel Meroño.

    "Volvemos a los niveles de 2013 en cuanto a la opinión de la economía y su evolución", según Meroño, quien remarca positivamente que, por segunda vez consecutiva, las empresas piensan que han mejorado en cuanto a ventas, inversión o empleo, lo que refleja que las compañías familiares están tratando de explotar la dinámica positiva del pasado.

    Los datos se establecen en base a una encuesta de coyuntura económica a la que contestan 124 empresas familiares, y que se efectuó el pasado mes de octubre, unos días antes de las elecciones generales, lo que pudo tener "cierta influencia", tal y como ha señalado Meroño.

    La principal barrera de las empresas familiares es la presión competitiva, a la que tratan de dar respuesta con políticas de calidad y de eficiencia. Asimismo, el barómetro detecta una situación novedosa consistente en la escasez de personal cualificado.

    ((HABRÁ AMPLIACIÓN))