23 de enero de 2021
5 de diciembre de 2020

Esamur hace 748 visitas y analiza 414 muestras de agua para evitar daños a la salud de las personas y medio ambiente

MURCIA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad ha realizado este año 748 visitas a industrias para controlar los vertidos que realizan a la red de saneamiento y prevenir la contaminación en origen. La finalidad de este control llevado a cabo por Esamur es garantizar que las empresas aplican los tratamientos adecuados conforme a la ley y, de esta forma, asegurar que llegan de forma óptima a las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) para su correcta depuración.

El director gerente de Esamur, Ignacio Díaz, aseguró que con estas inspecciones "garantizamos la salud de las personas y la sostenibilidad del medio ambiente, además de proteger las instalaciones". Así, destacó que, además de asegurar el correcto funcionamiento de las estaciones depuradoras, y optimizar los procesos de depuración de los vertidos industriales, las inspecciones son garantes en la aplicación del principio de quien contamina paga.

Díaz ha indicado que "este seguimiento de los vertidos evita la contaminación del agua, permitiendo su depuración y generando recursos hídricos que pueden reutilizarse para riego en zonas con escasez de agua", y ha apuntado que "también reduce los costes de los tratamientos para la depuración y favorece el reciclaje dentro de la economía circular".

El departamento de control de vertidos de Esamur ha llevado a cabo desde enero a principios de diciembre de este año 748 visitas a industrias y realizado 414 análisis. Los principales sectores, en cuanto al volumen de vertidos, son los siguientes: conserveras (48 por ciento); bebidas (14 por ciento); aceites, carnes y lácteos (13 por ciento); alimentación (11 por ciento); industria química (10 por ciento); textil y curtidos (3 por ciento); y metal (1 por ciento).

Durante las inspecciones comprueban la actividad desarrollada en el establecimiento, los usos del agua y los tratamientos antes del vertido. Las industrias deben aplicar a sus aguas residuales, antes del vertido al alcantarillado, los tratamientos necesarios para cumplir la normativa y no perjudicar los procesos de depuración en las EDAR.

En caso de incumplirlo, se comunica a los ayuntamientos, que tienen las competencias y deben garantizar que se cumpla la normativa de vertidos al alcantarillado. Otra de las actuaciones que realizan es la localización y control de las incidencias de vertidos que se detectan en las estaciones depuradoras.