27 de febrero de 2021
9 de septiembre de 2014

La FAPA Juan González critica un inicio de curso "con más gastos para las famiias y menos calidad del sistema"

La FAPA Juan González critica un inicio de curso "con más gastos para las famiias y menos calidad del sistema"
FAPA JUAN GONZÁLEZ

Reprocha que las familias de la Región tendrán que gastar más 10 de millones en comprar todos los libros nuevos por la LOMCE

MURCIA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de la Región de Murcia (FAPA) Juan González, ha criticado este martes públicamente el comienzo de curso que "va a suponer más gastos para las familias, menos participación de la comunidad escolar en el funcionamiento del centro y menos calidad del sistema educativo".

La Federación lamenta la implantación "precipitada y sin consenso" de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que "supone más gasto a las familias para renovar todos los libros de 1º, 3º y 5º de Primaria y que supondrán una inversión estimada de más 10 millones de euros por las familias de la Región".

Al mismo tiempo, critica que en los últimos años "se han ido reduciendo las ayudas para la compra de libros". En este sentido, la FAPA recuerda que en los últimos tres años, "cuando con más dureza se hace sentir la crisis entre las familias, se ha reducido en un 80 por ciento el presupuesto de becas de libros en la Región".

La Federación también ha denunciado públicamente la "desatención de la Consejería de Educación, Cultura y Universidades a los bancos de libros en los centros, para la reutilización de los manuales". Así, lamenta que el trabajo realizado por muchos colegios e institutos "se tira por tierra si ahora los libros no valen".

Además, reprocha que la Consejería "no ha ayudado económicamente para que esos bancos de libros puedan llegar a la totalidad del alumnado, se han limitado a sacar reglamentos inútiles".

PARTICIPACIÓN EN LOS CONSEJOS ESCOLARES

Por otra parte, la Federación de AMPAS de la Región ha criticado la "eliminación" de la participación de las familias y el profesorado en los Consejos Escolares por la aplicación de la LOMCE. Con la nueva ley, explican las familias, el Consejo Escolar "es un mero órgano decorativo en el que los miembros asistirán para conocer qué es lo que el director del centro ha aprobado".

La Federación ha criticado que, en vez de favorecer la participación, lo que hace el Gobierno "es lo contrario, poner trabas a que las familias se involucren en la educación de sus hijos también en la escuela". Asimismo, ha anunciado que realizará una campaña de difusión entre las familias sobre los recortes de participación de los Consejos Escolares y pedirá a las direcciones de los centros "que sigan escuchando la voz de las familias antes de aprobar cualquier medida organizativa".

La Federación Juan González también ha criticado la orden de la Consejería que concentra en el horario de la mañana de los centros de Infantil y Primaria las horas complementarias del profesorado y ha pedido al Consejero que busque alternativas a sus consecuencias. En este sentido, ha recordado que "se corre el riesgo de que no haya atención a las familias en horario de tarde como hasta ahora y que deje en manos de las AMPAS la responsabilidad exclusiva del funcionamiento y organización de las actividades extraescolares".

Finalmente, la FAPA Juan González ha criticado también que la Consejería haya hecho público el currículo regional de Primaria "sólo 48 horas antes del comienzo del curso lo que contribuye a la precipitación y deterioro de la calidad".

"Es una muestra más de la falta de competencia de los responsables de la Consejería que han dejado para el último minuto un documento básico que debe ser estudiado rigurosamente por el profesorado antes de aplicarlo. Una muestra más del abandono del sistema educativo y los pasos atrás en la calidad de la educación en la Región de Murcia", han señalado.

Por último, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres ha insistido sus críticas a la LOMCE y la petición de su retirada. Para la FAPA, es "paradójico" que una ley que lleva en su denominación la palabra calidad tenga unas consecuencias "tan mediocres, retrógradas y que atentan a la igualdad de oportunidades".

"Se aplica de forma precipitada, no cuenta con el consenso ni de las familias, ni de la mayor parte del profesorado y que, además, se aprueba sin más recursos económicos para mejorar nuestro sistema educativo", concluye.

Para leer más