22 de enero de 2020
5 de diciembre de 2019

El Gobierno regional invierte 1,2 millones para tratamientos contra la procesionaria en montes públicos

El Gobierno regional invierte 1,2 millones para tratamientos contra la procesionaria en montes públicos
Procesionaria del pino - COMUNIDAD - ARCHIVO

MURCIA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno ha autorizado a la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente a destinar 1.287.440 euros para contratar la ejecución de una serie de trabajos para combatir la plaga de la procesionaria del pino en montes públicos de la Región entre los años 2020 y 2023. La financiación corre a cargo de la Unión Europea, a través del fondo Feader, en un 63 por ciento, y a la Comunidad Autónoma en el 37 por ciento restante.

La procesionaria es una plaga endémica cuyos episodios son cíclicos y este año hay unas 6.000 hectáreas de masas forestales afectadas. Esta plaga actúa produciendo defoliaciones de diferente grado y pone en riesgo la estabilidad sanitaria de los pinares. Puede suponer desde una reducción del crecimiento hasta la muerte de los árboles, si las defoliaciones se producen en alto grado durante años sucesivos.

Las larvas de la procesionaria aparecen a principios de noviembre en su primer estadio, a finales de febrero se entierran en el suelo para crisalidar y se mantienen enterradas hasta finales de julio, que es cuando sale la mariposa adulta. La plaga también interfiere en el uso público de los montes y las áreas recreativas, ya que durante el tercer estado larvario tiene lugar la formación de pelos urticantes con histaminas que pueden causar alergias en humanos y mascotas.

La plaga se combate mediante la lucha integrada en sus diferentes fases, que incluye tratamientos aéreos con medios biológicos, a principios de noviembre, cuando las larvas son pequeñas, la corta manual de bolsones de procesionaria junto a los caminos y las áreas recreativas, así como tratamientos químicos con productos autorizados. En verano se instalan trampas de feromonas para capturar machos adultos, así como nidales para aves insectívoras y cajas para murciélagos, que se alimentan de las larvas de la procesionaria.

Para leer más