21 de enero de 2021
24 de noviembre de 2020

La Guardia Civil recupera en Cartagena una embarcación robada a un matrimonio suizo que viajaba en un velero

La Guardia Civil recupera en Cartagena una embarcación robada a un matrimonio suizo que viajaba en un velero
La Guardia Civil recupera en Cartagena una embarcación auxiliar sustraída a un matrimonio suizo que viajaba en un velero - GUARDIA CIVIL

CARTAGENA (MURCIA), 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha desarrollado una investigación para recuperar una embarcación auxiliar que fue sustraída en Playa Honda (Cartagena) a un matrimonio sueco que viajaba a bordo de un velero, que ha culminado con la recuperación del bote, valorado en 3.000 euros, y con la instrucción de diligencias como investigados a dos jóvenes como presuntos autores de delito grave de hurto.

Según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado, la investigación se inició cuando un matrimonio suizo que se encontraba de crucero iniciado en Grecia el pasado verano a bordo de un velero denunció haber sido objeto del robo de una embarcación auxiliar.

Los denunciantes comunicaron que, con la intención de visitar el Parque Natural de Calblanque, accedieron al Mar Menor hasta situarse frente a la urbanización Playa Honda, en Cartagena, donde fondearon el velero. Para arribar a tierra emplearon un bote auxiliar neumático, ayudados por un motor fueraborda y dos remos. Por si acaso se quedaban sin carburante, en el bote llevaban un bidón de gasolina extra.

Una vez en la orilla, amarraron el bote a una de las palmeras de la playa e iniciaron su excursión de cerca de cuatro horas. Al regresar comprobaron que la embarcación había desaparecido.

COLABORACIÓN CIUDADANA

Guardias civiles especialistas en Prevención de la Seguridad Ciudadana se desplazaron hasta el lugar, donde se entrevistaron con la pareja y con posibles testigos, lo que permitió localizar a dos jóvenes que se encontraban practicando kitesurf en la zona y que facilitaron a los agentes una grabación de vídeo, de unos 11 segundos, que habían hecho con su móvil en el momento en el que dos individuos, cubiertos con gorras y mascarillas, trasladaban el motor de la embarcación y el bidón de carburante hacia el núcleo urbano.

A pesar de la baja calidad de las imágenes, la Benemérita analizó pormenorizadamente los detalles sobre las características físicas de los sospechosos, su vestimenta y cualquier indicio que permitiera su identificación.

En tanto avanzaba la investigación, los agentes trasladaron al matrimonio hasta el Club Náutico de Islas menores donde aguardaba una embarcación neumática de Cruz Roja, que se encargó de transportarlos hasta el velero para poder continuar su singladura.

Mientras los investigadores continuaban recopilando información y comunicando a establecimientos de productos náuticos de la zona la sustracción del bote, por si alguien intentase venderlo, una patrulla de la Benemérita detectó la presencia de un joven vestido con un chándal idéntico al que llevaba uno de los sospechosos y de complexión física similar, en Playa Honda.

Los guardias civiles lo identificaron mientras éste mostraba una actitud titubeante y esquiva. Además, en el vehículo en que se disponía a subir apareció una mascarilla textil igual a la que portaba la otra persona que aparecía en el vídeo.

Cuatro días después de iniciarse la investigación, la Guardia Civil culminó la actuación con la localización del segundo sospechoso y con la instrucción de diligencias a ambos como presuntos autores de delito grave de hurto.

Poco después fueron recuperados la embarcación auxiliar, el motor fueraborda y el resto de objetos sustraídos, valorados en cerca de 3.000 euros, que habían ocultado en un inmueble de la urbanización Playa Paraíso de Cartagena.

La Guardia Civil comunicó al matrimonio el hallazgo de sus bienes, por lo que regresaron desde el puerto deportivo de Torrevieja (Alicante), donde se encontraban en ese momento, hasta Cabo de Palos, para identificar y recuperar la embarcación.

Las dos investigados, de 24 y 20 años y de nacionalidad española y tunecina, y los efectos recuperados fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Cartagena.