3 de julio de 2020
3 de junio de 2020

El IMAS exigirá PCR negativas y cuarentena de 14 días a nuevos usuarios de residencias

También regula las salidas de los residentes a consultas hospitalarias

MURCIA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Murciano de Acción Social (IMAS) ha aprobado los protocolos que regulan los ingresos de nuevos usuarios en residencias, así como las salidas de los mayores a consultas y centros hospitalarios, con estrictas medidas de seguridad para evitar nuevos contagios por coronavirus, como son la exigencia de aportar el
resultado de una prueba PCR negativa además de 14 días en cuarentena
preventiva, para aquellos nuevos ingresos en residencias.

En esos casos el Centro establecerá la ropa y enseres que debe traer la persona usuaria y la familia del usuario deberá llevarlos al menos 72 horas antes del ingreso para que puedan ser
desinfectados previamente.

En el momento del ingreso, el usuario sólo puede estar acompañado de un familiar y acudir, ambos, al centro con mascarilla quirúrgica y desprovistos, en la medida de lo posible, de anillos, collares, pendientes, relojes y bolso, entre otros, sólo con la documentación necesaria.

En el momento del acceso al centro se higienizarán las manos del residente, se le pondrá bata desechable, protectores en los zapatos, mascarilla quirúrgica nueva y se le tomará la temperatura.

Además, antes de salir del domicilio habitual, tanto la persona usuaria como el resto de miembros de la unidad familiar deben conocer su temperatura corporal; en caso de superar el equivalente a los 37,1 grados de temperatura axilar contactarán inmediatamente
con la dirección del centro para anular el ingreso y ésta informará al IMAS.

Los profesionales designados por el centro establecerán un punto de recogida intermedio entre el aparcamiento y la entrada al centro residencial. La familia no podrá acceder a las instalaciones de la residencia.

FASE AISLAMIENTO

Una vez en el centro el usuario deberá permanecer preferentemente en habitación individual, durante la cuarentena preventiva, no teniendo relación con ningún otro residente durante este periodo ni compartiendo espacios comunes.

Durante esta fase se intensificarán las comunicaciones del residente con sus familiares a través de videollamadas, así como de los profesionales del centro informando de la evolución y adaptación de éste a la residencia.

Debe permanecer en su habitación o salir lo mínimo posible, y siempre con mascarilla quirúrgica y lavado de manos previo. Si la habitación de aislamiento tuviera que ser compartida, entre los convivientes se ha de garantizar la distancia física mínima de dos metros.

Durante esos 14 días debe comer en la habitación. Si esto no fuera posible y tuviera que comer en el comedor, lo hará preferiblemente en el último turno y a ser posible en una mesa solo o con la persona que comparta habitación; realizándose posteriormente la desinfección de todas las superficies.

Si en el periodo de observación el residente comenzara a manifestar síntomas, la dirección del centro informará inmediatamente a la Oficina Técnica de la Coordinación Regional Estratégica para la Cronicidad Avanzada y Atención Sociosanitaria.

SALIDAS A CONSULTAS Y CENTROS HOSPITALARIOS

El otro protocolo aprobado por el IMAS hace referencia a las salidas "imprescindibles" de los mayores a consultas y centros hospitalarios, que deberán ser revisadas con un mes de antelación, trasladándole el listado a la persona responsable en la dirección de cada área de salud con el objeto de establecer en la medida de lo posible interconsulta no presencial, consulta telefónica y/o desplazamiento de especialista a la residencia (en casos seleccionados).

El día de la consulta sanitaria, el residente, desde su salida de la residencia hasta su regreso a la misma, deberá estar acompañado por un profesional de la residencia en todo momento, que debe estar correctamente formado para la vigilancia del residente y verificar a su vuelta que se han cumplido todas las medidas preventivas y de higiene que garantizan la protección de ambos.

Se tomará temperatura al residente y en caso de superar 37,1 grados, se contactará con centro sanitario para posponer la cita de ese día y se adoptarán las medidas oportunas con el residente.

A su salida de la residencia ambos deben llevar mascarilla quirúrgica, así como los equipos de protección adecuados (ropa adecuada, bata, calzas, e hidroalcohol para asegurar la higiene de manos en todo momento) que serán retirados a la vuelta al centro.

Si la consulta no está relacionada con sospecha clínica de infección por SARS CoV2 se asegurará el acceso por la zona de 'No Respiratorio' (circuito limpio) para disminuir la probabilidad de infecciones. En caso de que la consulta esté relacionada con síntomas compatibles con COVID, se seguirá protocolo establecido por el centro sanitario para ello (circuito sucio).

A su regreso a la residencia, el profesional cualificado para ello, y que a priori será profesional de enfermería que haya recibido al residente y al acompañante, debe verificar que se han cumplido dichas normas. Si el profesional de enfermería considera que no ha existido un riesgo de exposición no será necesario que se realice aislamiento preestablecido. En caso de duda lo consultará con el médico de la residencia.

Se establecen dos vías para los usuarios que regresan a la residencia tras ingreso hospitalario sin ingreso pueden acceder al servicio de urgencias por un circuito de 'limpio' (síntomas no respiratorios), no es necesaria la prueba PCR; o por circuito de enfermos respiratorios dónde pueden haber pacientes con sospecha de
COVID, en cuyo caso debe regresar con PCR negativa hecha en
hospital y dicho resultado debe aparecer en el informe de alta
hospitalaria del residente.

También hay que realizarle esa prueba cuando ha ingreso hospitalario de un residente que accede al hospital a través de servicio de urgencias o ingreso programado y regresa a la residencia.

Por último, cualquier persona que regresa de un ingreso hospitalario o de un servicio de urgencias y ha sido atendida en 'zonas sucias' (normalmente todos aquellos que son atendidos por problemas respiratorios) suponen un riesgo claro de trasmisión del virus en el entorno residencial. En los casos será necesario que,
previo al ingreso a la residencia, aporten el resultado de una prueba PCR negativa (hecha en hospital), y que además estén 14 días en cuarentena preventiva con PCR al finalizar período.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Murcia