20 de agosto de 2019
  • Lunes, 19 de Agosto
  • Domingo, 18 de Agosto
  • 5 de enero de 2014

    El Instituto Murciano de Acción Social incrementa en 2013 el número de plazas en centros de día para personas mayores

    El servicio de Teleasitencia experimenta un incremento de 584 usuarios

    MURCIA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El Instituto Murciano de Acción Social (IMAS), a través de la Dirección General de Personas Mayores, incrementó en 42 las plazas públicas en los centros de día para personas mayores de la Comunidad durante 2013, por lo que actualmente la Región cuenta con un total de 944 plazas distribuidas en 44 centros de día, de los que 13 son gestionados por el IMAS.

    El objetivo, según indicó el director general de Personas Mayores del IMAS, Enrique Pérez, es que los mayores reciban una atención integral en periodo diurno para conservar y fomentar su autonomía personal sin perder el contacto con su entorno, así como "apoyar a los familiares o cuidadores", según han informado fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

    Así, el director general valoró el desarrollo en todos estos centros de programas de Terapia Ocupacional, y explicó que ofrecen servicios adaptados a las necesidades de cada usuario como manutención, asistencia social, servicio de fisioterapia y actividades socio-culturales, entre otras, para cubrir desde un enfoque biopsicosocial las necesidades de asesoramiento, prevención, rehabilitación, orientación para la promoción de la autonomía y habilitación o atención asistencial y personal.

    Igualmente, precisó que en 2013 en la Comunidad había 130.616 personas inscritas en los 17 centros sociales de personas mayores. De ellos, 13 disponen del servicio de centro de día.

    Y es que, en el curso 2013-2014 se han programado en los distintos centros sociales de la Región 325 talleres en los que se imparte gerontogimnasia, manualidades, actividades de poesía, de baile, de ajedrez o de cocina, entre otras. En ellas están participando unos 11.000 usuarios.

    Pérez destacó la "solidaridad" de los mayores, ya que algunos de ellos realizan actividades de voluntariado o contribuyen de forma "activa" en la elaboración y planificación de las actividades de los distintos centros sociales.

    Estos centros, añadió, "proporcionan experiencias de aprendizaje y un estímulo básico para evitar el deterioro de las capacidades físicas e intelectuales de las personas mayores y contribuyen a fomentar un envejecimiento activo y saludable".

    RESIDENCIAS

    Actualmente, el IMAS dispone de un total de 46 residencias para personas mayores (41 privadas y cinco públicas) que suman 2.254 plazas residenciales, siendo 1.696 concertadas y 558 de la Dirección General de Personas Mayores.

    Dependiendo de la atención residencial, se pueden clasificar en residencias de atención a personas mayores válidas, destinadas a quienes pueden valerse por sí mismos; residencias a personas mayores asistidas, para quienes precisan ayuda de terceros; y de atención psicogeriátrica para quienes presentan trastornos psíquicos o de conducta.

    Pérez subrayó la "gran labor" desempeñada por los profesionales de las residencias, e indicó "que aportan atención integral y vivienda permanente y a quienes por determinadas circunstancias no pueden permanecer en sus propios domicilios".

    En las cinco residencias públicas de la Región se elaboran 2.274 menús diarios adaptados a los requisitos dietéticos de cada uno de los usuarios, y se suelen usar unos 1.900 pañales para quienes sufren problemas de incontinencia.

    Por otro lado, según datos provisionales de la Dirección General de Personas Mayores del IMAS, el Servicio de Teleasistencia experimentó durante 2013 un incremento de 584 usuarios. Este servicio, prestado por Televida, en colaboración con el IMAS, atendió a 3.946 usuarios, gestionó 162.003 llamadas, lo que supuso una media de 28,1 llamadas por usuario, y efectuó 101.365 llamadas desde el centro de atención para mantener el contacto con el usuario.

    Asimismo, los profesionales de Atención Domiciliaria llevaron a cabo 14.383 visitas, lo que implica una media de 3,8 visitas por vivienda, para evitar que los usuarios se sientan solos y comprobar cómo se encuentran.

    Finalmente, el director general de Personas Mayores del IMAS, Enrique Pérez, concluyó que "es un servicio con un marcado carácter preventivo para evitar el desarraigo y deslocalización de los dependientes, favoreciendo su permanencia en el entorno domiciliario".