26 de octubre de 2020
8 de marzo de 2019

Murcia, la tercera CCAA con mayor tasa de mujeres víctimas de violencia de género

El número de denuncias por violencia de género crece un 5,2% en 2018 respecto al año anterior

Murcia, la tercera CCAA con mayor tasa de mujeres víctimas de violencia de género
EPDATA

MURCIA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los 14 juzgados de la Región de Murcia con competencia en violencia sobre la mujer (dos en Murcia y uno en Cartagena, con competencia exclusiva, más 9, uno en cada uno de los otros partidos judiciales de la comunidad autónoma) recibieron un total de 8.250 denuncias durante el año 2018, lo que supone un incremento de 5,2 por ciento respecto de 2017, cuando se registraron 7.836. Las mujeres víctimas de violencia machista fueron 6.345, de las que eran extranjeras 2.591, un 40,8 por ciento.

En cuanto a la tasa de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10.000 mujeres, Murcia, con 85,93, destaca por encima de la media nacional junto con Baleares, con una ratio de 102,71, Comunidad Valenciana, con 86,97, Canarias, con 78,85 y Andalucía, con 77,48; mientras que la ratio más baja se dio en Castilla y León, con 40,83, Extremadura, con 42,43 y Galicia, con una ratio de 44,13.

Según informan fuentes del TSJRM, 4.921 denuncias, el 83,2 por ciento de las presentadas, lo fueron por la propia víctima, directamente en el juzgado o a través de atestados policiales. 895 se produjeron por intervención directa de la policía y se recibieron 408 partes de lesiones directamente en el juzgado. Además, 94 fueron presentadas por familiares de la víctima, y 1.933 por servicios de asistencia u otras personas.

9 DE CADA 100 SE ACOGE A LA DISPENSA

El pasado año, en 585 casos, la víctima de violencia de género se ha acogido a la dispensa de la obligación legal de declarar, lo que supone un porcentaje de un 9,2 por ciento en relación con el total de mujeres víctimas de violencia de género, cifra superior en medio punto a la del año anterior e inferior en dos puntos a la cifra alcanzada en 2016.

Durante 2018 se adoptaron 1.174 órdenes de protección en los órganos judiciales de la Región de Murcia, un 9,1 por ciento más que el año anterior. Además, se adoptaron 3.537 medidas judiciales penales, entre las que destacan la orden de alejamiento y la prohibición de comunicación.

Al mismo tiempo se dictaron 897 medidas civiles cautelares, tendentes a la protección tanto de la mujer como de los menores, mientras se resolvía el proceso penal, fundamentalmente, en relación con la prestación de alimentos y la atribución de la vivienda familiar. En 34 casos supusieron la suspensión de la guarda y custodia y en 3 se suspendió el régimen de visitas. Los juzgados de violencia sobre la mujer acordaron 5 medidas de protección de menores para evitar un peligro o perjuicio.

Los datos estadísticos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ reflejan que, en el total del año, las sentencias dictadas en la Región de Murcia por los juzgados de guardia, los juzgados de violencia, los juzgados de lo Penal y la Audiencia Provincial (en primera instancia) fueron 2.026, de las que 1.613 fueron condenas (79,6) y 413, absoluciones.

El mayor porcentaje de condenas se produjo en los juzgados de violencia sobre la mujer, con algo más del 95,8 por ciento y en la Audiencia Provincial, con 8 condenas en 9 sentencias. El porcentaje de condenas en los juzgados de lo penal se situó en el 55,4 por ciento de sentencias condenatorias.

Los Juzgados de violencia sobre la mujer ingresaron a lo largo del año un total de 8.206 asuntos penales, un 4,2 por ciento más que en 2017. El perfil de los delitos instruidos en estos juzgados apenas sufre variación respecto a datos anteriores, ya que el mayor porcentaje, corresponde a las lesiones previstas en el art. 153 del Código Penal y al de lesiones previsto en el art. 173 de la misma norma.

Dictaron 1.210 sentencias penales en 2018, de las que un 95,8 por ciento (1.157) fueron condenas, suponiendo un incremento de 1,7 puntos respecto del año anterior. Los juzgados de violencia sobre la mujer ingresaron el pasado año un total de 359 procedimientos por delitos leves, de los que 114 fueron de enjuiciamiento inmediato. En la mayoría de los casos fueron por vejaciones injustas o injurias.

Los juzgados de violencia sobre la mujer tramitan asimismo demandas civiles -mayoritariamente, divorcios y medidas sobre la guarda y custodia- presentadas por las mujeres víctimas de malos tratos. En 2018 estas demandas sumaron un total de 687 en la Región de Murcia.

Los juzgados de lo penal de Murcia, Cartagena y Lorca, que enjuician los delitos castigados con hasta cinco años de cárcel, ingresaron un total de 769 asuntos, un 16 por ciento menos que el año anterior. Dictaron 809 sentencias, 21 menos que en 2017, de las que el 55,4 por ciento fueron condenatorias.

En la Audiencia Provincial, cuya sección 3, especializada en violencia sobre la mujer enjuicia los delitos más graves, con pena privativa de libertad superior a cinco años, se dictaron 9 sentencias, 8 de las cuales fueron condenatorias, lo que representa un 88,9 %. Además, este tribunal resolvió 171 recursos de apelación, 161 por delitos, de las cuales el 94,4 por ciento fueron confirmaciones.

Por último, los juzgados de menores enjuiciaron en 2018 por delitos en el ámbito de la violencia contra la mujer a 18 menores de edad, un 14,3 por ciento menos que en 2017, que fueron 21. Se impusieron medidas en todos los casos, 16 relativos a menores españoles y 2 a menores extranjeros.

Según la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, los datos estadísticos correspondientes al año 2018 "nos indican, de manera fehaciente, un importante aumento de las condenas a maltratadores e importantes incrementos asimismo en las órdenes de protección, tanto en el número de las solicitadas como en la cifra de órdenes concedidas".

El aumento de las denuncias presentadas en los órganos judiciales nos vuelve a situar, por un lado, en un escenario en el que es positivo que afloren todas las conductas violentas hacia la mujer y hacia los menores y, por otro, "es evidente que nos sacude internamente pues estamos hablando de cifras inasumibles, impropias de una sociedad madura y civilizada".

"Es muy positivo insisto comprobar, una vez más, como aumentan las condenas y también resulta satisfactorio ver como se incrementan de nuevo las medidas de protección de las víctimas, sean mujeres o sean hijos o hijas". Que las órdenes de alejamiento o las prohibiciones de comunicación adoptadas por los órganos judiciales afecten a dos de cada tres casos en que se ha solicitado una orden de protección, unido al dato de las medidas civiles de protección, esencialmente de menores, no es sino el fiel reflejo de la sensibilización judicial hacia el fenómeno de la violencia de género, ha añadido.

Una vez más, pues, el mensaje a trasladar a la ciudadanía tiene que ver con que, pese a todos los imponderables que coexisten en una materia tan sensible como es la violencia de género, "no hay impunidad alguna y el Estado de Derecho funciona".

Asimismo ha resaltado un pequeño dato, pero importante, y al que me he referido con asiduidad. "Este año, hemos duplicado el porcentaje de denuncias presentadas por familiares de las víctimas, sobrepasando un 4 por ciento del total, cuando apenas se superaba un 2 por ciento en 2017". Esto "es motivo de esperanza, pues en la implicación de familiares y entornos cercanos se gana mucho terreno para combatir, por un lado, la propia violencia de género" y, por otra parte, "para que la víctima deje de sentir buena parte de su soledad y desamparo".

Sin embargo, "los datos de este pasado año nos alertan de que sigue creciendo el número de víctimas y apenas desciende también el de menores enjuiciados por la comisión de delitos de violencia de género". Como presidenta del Observatorio le preocupa, así, que "persistan todavía actitudes de violencia machista en nuestros jóvenes, que debieran ejemplificar mejor que cualquier otro segmento social los valores de igualdad, respeto y libertad".