14 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 28 de octubre de 2014

    Podemos Murcia exige la dimisión de todos los cargos imputados en casos de corrupción en la Región de Murcia

    MURCIA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Podemos Murcia ha pedido la dimisión de los implicados en la 'Operación Púnica' y que "se sume el cese de otros cargos en activo imputados desde hace tiempo y que siguen en instituciones".

    Es el caso, añade la formación, "entre otros muchos en la Región, del consejero de Agricultura, Antonio Cerdá; del consejero de Educación, Empleo y Universidades, Pedro Antonio Sánchez; del alcalde de la Ciudad de Murcia, Miguel Ángel Cámara, o del delegado del Gobierno, Joaquín Bascuñana, todos ellos asociados judicialmente a diferentes casos", según han informado fuentes de la formación en un comunicado de prensa.

    Al respecto, han añadido que en todo el Estado, y en la Región de Murcia en particular, se "está viviendo una situación de excepcionalidad política que empobrece sobremanera y cuestiona la calidad democrática de su espacio público, al tener a numerosos responsables institucionales imputados en graves casos de corrupción, aunque estos sean supuestos".

    En este sentido, manifiestas, "la Operación Púnica, que se cerró en la jornada de ayer con 51 detenidos en Madrid, Valencia, León y Murcia, es solo un ejemplo más de unas prácticas ilícitas que ya parecen instauradas como habituales en el Partido Popular, en concreto, en el grupo popular de la Región, y que también salpican a los socialistas".

    Podemos, considera que "esta situación de excepcionalidad política debe ser afrontada con urgencia. La democracia se muere cuando los cargos públicos son objeto de sospechas por su complicidad en casos de corrupción".

    Asimismo, asegura que "sería un buen ejercicio para la transparencia que dicen promover que comparecieran ante los ciudadanos para dar explicaciones y castigaran con férrea contundencia los casos citados. No se puede permitir que altos cargos de nuestras instituciones no tengan un mínimo de ética y de decencia social y política, y permanezcan en sus puestos como si no hubiese pasado nada".