21 de febrero de 2020
17 de enero de 2020

El principal acusado en el crimen de Águilas dice que no es "ningún asesino" y que su intención no era matar

El principal acusado en el crimen de Águilas dice que no es "ningún asesino" y que su intención no era matar
Los principales acusados en el crimen de Águilas, en el banquillo ante el juez - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MURCIA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El principal acusado en el crimen de Águilas ocurrido en noviembre de 2017, ha negado que quisiera dar muerte a G.R. porque, ha defendido, "no soy un asesino, mi intención no era matar a nadie, sino salir de allí, porque me estaban pegando".

Igualmente, en su declaración ante el Jurado Popular ha asegurado que desconocía que G.R. hubiera fallecido y que su hijo estuviera herido grave, en el transcurso de la reyerta ocurrida por desavenencias entre familias.

Ha negado, además, a preguntas de la fiscal haber dicho que por la familia A.F. mataría y que la navaja, la presunta arma homicida, se la hubiera dado su cuñado, M.A., considerado por el Ministerio Fiscal como el cooperador necesario e inductor en este crimen. "Y aunque hubiera sido así, no lo hubiera hecho, porque no soy un asesino", ha advertido.

Y es que, ha manifestado, "en ningún momento quise clavarle la navaja, sólo quise defenderme". En el transcurso de la segunda sesión de la vista oral, se le ha llegado a exhibir algunas de las armas presuntamente empleadas en esta pelea y sobre la navaja, con la que, según la fiscal, dio muerte a G.R., ha señalado que cuando cayó al suelo por los golpes recibidos, que fueron muy rápidos, se la encontró y "gracias a eso me pude defender, porque eran seis contra mí".

LOS HECHOS SEGÚN EL MINISTERIO FISCAL

Un Jurado Popular se encarga de juzgar desde este jueves a dos individuos por matar presuntamente a un hombre, de 47 años, en un enfrentamiento entre dos familias.

Según el escrito de calificaciones del Ministerio Fiscal, debido a las desavenencias que había entre las familias R.L. y A.F., la víctima, en compañía de algunos de sus hijos, se desplazó hasta la vivienda del acusado, M.A., que estaba en compañía de su cuñado, D.M., también procesado en esta vista, en compañía de familiares.

Se inició entonces una conversación entre la víctima y M.A. que derivó en una fuerte discusión a la que se sumaron familiares de sendos clanes. En un momento de la reyerta, M.A. entregó una navaja a su cuñado, D.M., a quien le dijo, en tono imperativo, "toma, mátalo", dirigiéndose a los hijos de la víctima.

Momento en el que el fallecido, a fin de evitar que la agresión alcanzara a sus hijos, se interpuso en la trayectoria de D.M., quien, con "ánimo de acabar con su vida", le propinó presuntamente una puñalada en la región dorsal izquierda que finalmente le causó la muerte debido al shock hemorrágico que le produjo la herida.

Asimismo, en el transcurso de la reyerta los hijos de la víctima se abalanzaron sobre el presunto autor material del homicidio y éste respondió lanzándose sobre uno de ellos, propinándole tres puñaladas en el cuello con ánimo también de acabar con su vida; lesiones que podrían haberle causado la muerte por afectar a una zona vital. El acusado D.M. también sufrió lesiones sin pérdida de conocimiento.

Para el fiscal, los hechos son constitutivos de un delito de homicidio por el que reclama para D.M. 12 años de cárcel y siete y medio por un delito de homicidio en grado de tentativa y para M.A., considerado inductor y cooperador necesario, pide 11 años de prisión. Ambos deberán indemnizar a los hijos y mujer de la víctima en más de 700.000 euros. Mientras que la acusación particular reclama 25 años de prisión para D.M.

Para dos de los hijos de la víctima, un año de prisión, aunque concurre la atenuante en relación a la eximente incompleta de la responsabilidad criminal de legítima defensa.

Para leer más