17 de septiembre de 2019
  • Lunes, 16 de Septiembre
  • 3 de agosto de 2014

    Sanidad recuerda la "importancia" de adoptar medidas para evitar enfermedades alimentarias

    La CARM intensifica en verano las inspecciones en establecimientos de temporada para velar por sus condiciones higiénico-sanitarias

    Sanidad recuerda la "importancia" de adoptar medidas para evitar enfermedades alimentarias
    AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA

       MURCIA, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

       La Consejería de Sanidad y Política Social, a través del Servicio de Seguridad Alimentaria y Zoonosis de la Dirección General de Salud Pública y Drogodependencias, recuerda la "importancia" de adoptar medidas preventivas para evitar durante los meses de verano enfermedades de transmisión alimentaria.

       El director general de Salud Pública y Drogodependencias, Francisco García, manifestó que "estas afecciones tienen un marcado carácter estacional, y es precisamente la época estival la que más riesgo entraña, entre otros motivos, por las altas temperaturas que se alcanzan".

       De este modo, se aportan una serie de consejos que deben adoptarse para adquirir, transportar, almacenar y preparar los alimentos, como dirigirse siempre a los cauces comerciales ordinarios sujetos a control sanitario periódico, comprobar que están etiquetados y acudir a establecimientos que presenten un aspecto limpio y cuidado.

       Respecto al lugar de compra, García subrayó que es "fundamental" que los alimentos estén expuestos a una refrigeración adecuada, que estén en vitrinas separadas sin incompatibilidades y que los productos congelados no presenten escarcha ni ningún tipo de deterioro en su envase.

       Asimismo, hay que tener especial cuidado con alimentos que estén resecos o con una coloración anormal y con aquellos de carácter perecedero. También se debe procurar envasar en recipientes óptimos para este uso, plásticos o aluminios, los alimentos antes refrigerarlos para evitar posibles contaminaciones cruzadas.

       Y es que, la higiene de manos, indicó el director general, "siempre" debe vigilarse y, a la hora de cocinar, intentaremos hacerlo con la menor antelación posible al consumo, según han informado fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

       En este sentido, insistió en la necesidad de llevar cuidado con las salsas y realizar un correcto lavado de las verduras. Además, los productos se deben descongelar en el frigorífico o microondas.

       García apeló a la responsabilidad en el ámbito familiar para apostar por la prevención y la seguridad alimentaria, ya que "estas medidas de precaución están en nuestras manos y son básicas para evitar episodios tan desagradables como los de las enfermedades de transmisión alimentaria".

    INTOXICACIONES ALIMENTARIAS

       El director general explicó que "la mayoría de los brotes de enfermedades de transmisión alimentaria suelen ser por despistes en el cuidado, almacenamiento o manipulación de los productos, por lo que es imprescindible tomar medidas de precaución".

       El número de brotes en la Región, según los datos del Servicio de Epidemiología, se mantiene estable desde el año 2007, y los principales responsables de ellos son las alteraciones en la temperatura, el consumo de productos crudos, una inadecuada manipulación y factores de índole ambiental, entre otros.

       En la Región, durante 2013, se notificaron 209 casos de infecciones e intoxicaciones alimentarias y, de ellas, 136 correspondieron a 24 brotes registrados con una mediana de 3,5 casos. Del total de brotes del pasado año, 12 fueron en ámbito general, ocho familiar y cuatro desconocido.

       García apuntó que estas cifras son "similares" a las del año 2012, cuando el número de casos ascendió a 529, de los que 502 incluidos en 26 brotes, con una media de cinco casos. Así, de los 26 brotes, 15 fueron en el ámbito general, nueve familiar y dos desconocido.

    INSPECCIONES

       La Consejería, a través del Servicio de Seguridad Alimentaria y Zoonosis, desarrolla desde el pasado 21 de junio la campaña 'Este verano todos protegidos', en la que se pretende vigilar las condiciones higiénico-sanitarias de los establecimientos de temporada y velar por la salud de las mascotas.

       La campaña, que se prolongará hasta el lunes 15 de septiembre, está integrada por dos iniciativas, y una de ellas está vertebrada en las actuaciones de los inspectores veterinarios y farmacéuticos del Servicio de Seguridad Alimentaria y Zoonosis para comprobar las condiciones de establecimientos permanentes, no permanentes y mercadillos en diferentes municipios de la Región.

       En total, para este verano se han programado 39 guardias, durante los fines de semana y festivos, así como en horario nocturno, en las que participarán 32 inspectores veterinarios y siete inspectores farmacéuticos para llevar un control "exhaustivo" de aquellos establecimientos que más problemas pueden ocasionar durante los meses estivales.