15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 3 de mayo de 2014

    The Prodigy, The Strypes y The Kooks convencen en la primera jornada del Festival SOS

    MURCIA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

    Los incombustibles The Prodigy, los festivos The Kooks y el rock intenso de The Strypes han convencido la noche de este viernes al público de la primera jornada del VII Festival SOS 4.8 de Murcia, que ha dado el pistoletazo de salida a un centenar de actuaciones de una selección de baluartes del 'indie' patrio e internacional.

    The Prodigy han brillado en un directo que ha servido para repasar su último trabajo 'The added fat' con la emblemática 'Smack my bitch up' para casi abrir un concierto en el que no han faltado éxitos como 'Invaders must die', 'Firestarter' y 'Breathe'.

    En su actuación en el evento, que inicia la temporada de festivales veraniegos del país, han demostrado que se encuentran en plena forma y mantienen vigente el espíritu del synth punk con el que se estrenaron en los 90.

    Con un show intenso de luces han deleitado en un concierto con mucha interacción con el público, al que invitaban todo el rato a hacer ruido e interpelaban con muchas exclamaciones, al grito de S.O.S.

    Sin embargo, los primeros en arrancar los bailes airados del público han sido, casi tres horas antes, los británicos The Kooks que desde el primer momento han atraído a un numeroso público, llegado en masa de todos los escenarios.

    En el espacio Estrella Levante, han presidido un espectáculo en el que han entonado su conocido 'Junk of the heart' en el que señalaban al público su ardiente deseo de complacerle con versos como "I want to make you happy, I want to feel alive".

    The Strypes, herederos de la mítica movida de Manchester, han electrizado a los presentes con un completo repertorio, que ha empezado con la sonada 'What a shame', que ha marcado ya el ritmo creciente de una actuación aderezada con fuertes riffs de guitarra.

    Numerosos jóvenes --también algunos más mayores-- han bailado acompañados por una temperatura suave, presagio del verano, que ha traído consigo el pistoletazo de salida de los festivales de la temporada.

    El recinto se ha abarrotado a base de una masa heterogénea de 'fashionistas' de origen nacional, mayoritariamente modernos con barbas, pitillos, grandes gafas de pasta, vestidos cortos y un aire 'hippie'.

    Este sábado será el turno de los míticos británicos Pet Shop Boys, la actuación del alma de Blur y Gorillaz, Damon Albarn, el pop festivo de los franceses Phoenix y un importante plantel de bandas nacionales como Triángulo de Amor Bizarro, Nancys Rubias y The Yellow Melodies.