23 de septiembre de 2019
6 de agosto de 2009

La UMU desarrolla tecnologías respetuosas con el medio ambiente basadas en propiedades de las enzimas

MURCIA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Grupo de Biotecnología de la Universidad de Murcia (UMU) ha desarrollado nuevas tecnologías en el ámbito de la 'química verde', respetuosas con el medio ambiente, basadas en la síntesis de compuestos de interés industrial a partir de las propiedades de las enzimas, según fuentes del departamento de promoción de la Investigación de la institución docente (Prinum), dependiente de su Vicerrectorado de Investigación.

Este proyecto, que demuestra la posibilidad de establecer nuevas estrategias sostenibles para el desarrollo de la industria química, fue desarrollado por los investigadores de la UMU en colaboración con el Laboratorio de Chim & Photon Mol de la Universidad de Rennes (Francia), y contó con la financiación del Centro de Investigación Científica y Tecnológica (CICYT) y de la Fundación Séneca-Agencia Regional de Ciencia y Tecnología, dependiente de la Consejería de Universidades, Empresa e Investigación.

Y es que el desarrollo de la industria química durante este siglo XXI "va a estar condicionado tanto por la necesaria disminución de las emisiones contaminantes al medio ambiente, como por la mejora en los procesos de síntesis de compuestos quirales", por lo que "se hace necesario el desarrollo de nuevas herramientas y protocolos experimentales, que permitan su perfecta adecuación en una sociedad comprometida con la preservación del medio ambiente", indicó Prinum.

En concreto, estas tecnologías desarrolladas por la UMU están basadas en la aplicación de las propiedades catalíticas de los catalizadores de los seres vivos (enzimas) para la síntesis de productos quirales de interés industrial, en medios no acuosos de bajo o nulo impacto medioambiental, como son los líquidos iónicos y el dióxido de carbono supercrítico (scCO2).

Los líquidos iónicos son sales líquidas a temperatura ambiente, que están compuestos íntegramente por iones, y el interés por este tipo de disolventes reside ente en su elevada estabilidad térmica y su nula presión de vapor. Su empleo permite una "fácil recuperación y reutilización, anulando los posibles problemas de emisión de sustancias contaminantes a la atmósfera, y por tanto, permiten presentarlos como solventes verdes".

Por otra parte, los fluidos supercríticos son sustancias que se encuentran en condiciones de presión y temperatura superiores a su punto crítico, unas condiciones en las que dichas sustancias presentan unas propiedades muy interesantes como solventes (difusividades similares a gases, y densidades próximas a los líquidos), que pueden ser moduladas por la presión y la temperatura.

Además, ambos solventes "verdes" no acuosos (líquidos iónicos y fluidos supercríticos) no son miscibles entre si, lo que permite desarrollar sistemas bifásicos de reacción/extracción de compuestos químicos. Además, el grupo de investigación de la UMU ha demostrado en anteriores publicaciones que los líquidos iónicos generan un efecto protector sobre las enzimas, evitando su usual desactivación en los fluidos supercríticos.