24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 29 de noviembre de 2008

    11-M.- Los abogados de oficio reciben hoy el reconocimiento de sus colegas europeos por su "compromiso" y "sacrificio"

    Los letrados destacarán en su discurso que "la sociedad que se siente más segura es aquella que más respeta los derechos fundamentales"

    MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Los 21 abogados de oficio que ejercieron la defensa de los acusados en el proceso del 11-M reciben hoy en Bruselas el reconocimiento del Consejo de Colegios de Abogados de Europa (CCBE) por "su esencial papel en la defensa de la Justicia y del Estado de Derecho" y por "honrar a la profesión demostrando un compromiso y sacrificio extraordinario en la defensa de los derechos fundamentales".

    En su discurso de agradecimiento, que será leído en representación de los premiados por el abogado Endika Zulueta, los letrados de oficio del 11-M recordarán de forma especial a las víctimas de los atentados, de quienes destacarán que mantuvieran "una admirable entereza y serenidad durante todo el proceso", colaborando así que que el Estado cumpliera con su obligación "de garantizar la mejor de las defensas posibles a todas las personas", por muy grave que fueran los hechos.

    Los 15 abogados que recogen el premio en representación de los 21 personados destacarán igualmente que siempre fueron conscientes de la trascendencia de su trabajo y de su proyección a nivel mundial.

    "Sabíamos que nuestra actuación iba a convertirse en el símbolo del quehacer profesional de los abogados de oficio de toda Europa en la lucha por la materialización de derechos fundamentales que pertenecen a todos los ciudadanos", añade el discurso, al que ha tenido acceso Europa Press.

    "NO QUEREMOS GUANTÁNAMOS".

    Siempre que el Estado decida privar de libertad a una persona, debe garantizarle el derecho a ser asistido por un abogado, recordarán los premiados, que insisten en que este punto no cederán. "Aquí no queremos Guantánamos. Un detenido es un presunto inocente, es un ciudadano, no es un enemigo, y a su lado, para amparar sus derechos, siempre un abogado", añaden.

    Los letrados consideran que corren "malos tiempos para el derecho de defensa", pues con la excusa de un supuesto derecho a la seguridad, "los Estados van creando leyes o adquiriendo prácticas que limitan gravemente espacios de libertad". "Olvidan que la seguridad no es un derecho, es una sensación, y la sociedad que se siente más segura es aquella que más respeta los derechos fundamentales".

    Concluyen que todos ellos terminaron el proceso "con la satisfacción interna que da la realización del trabajo bien hecho", y que ese premio les es "suficiente para seguir ejerciendo la profesión con ilusión", si bien reconocen como un honor la concesión de este galardón.