29 de noviembre de 2020
30 de septiembre de 2006

11-M.- SUP lamenta que una "batalla política" haya "salpicado" al Cuerpo Nacional de Policía

Apunta que el informe de los tres peritos podría haber sido "filtrado desde dentro con la peor de las intenciones"

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) se refirió hoy a la decisión del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón de imputar por falsedad a los tres peritos que relacionaron el 11-M con ETA y lamentó "profundamente" que "las secuelas de la batallas que tienen los políticos entre ellos salpiquen al Cuerpo Nacional de Policía".

En declaraciones a Europa Press, el portavoz del sindicato, Maximiano Correal, afirmó que "no es la primera vez que el Cuerpo Nacional de Policía está siendo utilizado para dirimir batallas políticas, tanto por los políticos como por los que se encargan de mover las mareas políticas".

En este sentido, Correal se mostró convencido de que la Policía "debería estar al margen" del discurso político y apuntó que el caso de los tres peritos es "un conflicto interno" que podría haber sido filtrado "desde dentro con la peor de las intenciones".

"Cuando se desveló la existencia del informe, dijimos que tenía toda la pinta de ser un conflicto interno y, parece ser, que llevábamos razón. Dijimos que lo había hecho alguien desde dentro con la peor de las motivaciones", dijo.

El portavoz del SUP exigió que se investigue el caso hasta que "se sepa toda la verdad y se esclarezcan todos los pormenores de elaboración del informe, así como la motivación que podía haber", pero pidió que se mantenga la presunción de inocencia de los implicados.

"SENTIDO COMÚN"

Respecto a la línea de investigación que se apuntaba en el informe y que relacionaba a ETA con el atentado del 11-M, el SUP instó a que se tenga "sentido común" y afirmó que "no puede ser que se le dé más credibilidad a un informe que se hace por tres peritos puntualmente, que por lo demás puede ser un informe impecable, pero se esté obviando la existencia de cientos y cientos de informes que dicen lo contrario".

Para el sindicato policial, "hay una tendencia política que defiende el sentido común", la que apoya la línea de investigación que considera a los yihadistas como autores de los atentados, y "hay otra línea política que está defendiendo el sin sentido y se están agarrando al primer clavo ardiendo que haya", la que defiende que se debe investigar el papel de ETA en el 11-M.