25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 3 de junio de 2009

    7J- Meyer lamenta que PP y PSOE rechazaran el "gran acuerdo político y civil" que les propuso para hablar de Europa

    MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El cabeza de lista de Izquierda Unida para las elecciones europeas, Willy Meyer, lamentó hoy que los candidatos del PSOE y el PP, Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja, rechazaran el "gran acuerdo político y civil" que les propuso para "hablar de Europa" durante esta campaña.

    "La orientación de la campaña electoral de las dos principales fuerzas políticas no está ayudando a la participación. Nos preocupa y por eso emplazamos por carta a los dos principales cabezas de lista, Mayor Oreja y López Aguilar, a hacer un gran acuerdo político y civil para hablar de Europa. Pero ha sido imposible", afirmó Meyer en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press.

    Tras considerar la bajada del paro en el mes de mayo como "una buena noticia", enfatizó que todavía 3.620.139 se encuentran desempleados y entre ellas más de un millón no perciben ninguna prestación. Por ello, reveló que su partido propone "un plan que representa prácticamente el 0,68 del Producto Interior Bruto (PIB)" para dar solución a estos parados y ayudarles a conseguir un puesto de trabajo.

    Enfatizó la necesidad de "recuperar los grandes consorcios europeos" para rescatar sectores estratégicos como el transporte o la energía y regular un mercado al que se le ha dejado una "libertad" que "nos ha llevado al borde del abismo". Solicitó "fortalecer" las instituciones europeas y dotarlas de capacidad para intervenir en la economía, así como derogar de manera "inmediata la directiva de la vergüenza", que permite "el encarcelamiento" de 'sin papeles'.

    Por último, criticó que las últimas ampliaciones de la UE no han estado acompañadas de un paquete financiero correcto. "La tarta a repartir entre 15, ahora hay que repartirla entre 27", explicó Meyer, asegurando que esta falta de recursos aumenta las posiciones euroescépticas, "que no son positivas para el proyecto europeo".