4 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

Absuelven a la primera funeraria privada de Barcelona acusada de competencia desleal por su homóloga municipal

BARCELONA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un juzgado mercantil de Barcelona ha absuelto a la primera empresa funeraria privada de Barcelona de la acusación de competencia desleal y publicidad engañosa por parte de la empresa pública municipal. La compañía gestiona el único tanatorio privado de la ciudad, en la Ronda de Dalt, abierto en 2006.

El Juzgado Mercantil número 3 considera que las empresas Elysius Europa y Serveis Funeraris HBCN, que utilizaban las marcas Serveis Funeraris Integrals y Servicios Funerarios Integrales, no vulneran las leyes de la libre competencia y la publicidad en perjuicio de Serveis Funeraris de Barcelona, que tiene registradas las marcas Serveis Funeraris de Barcelona, SFB y SFB Serveis Funeraris de Barcelona.

Además, el juez considera que si la demandada hubiera cometido algún delito, éste hubiera prescrito en 1998, un año después de liberalizarse el sector y constituirse la nueva empresa privada.

El magistrado considera que la empresa privada no vulneró la ley de competencia al usar nombres comerciales (Serveis Funeraris Integrals y su versión en castellano) distinto al nombre de la sociedad mercantil, ya que las distintas denominaciones tienen finalidades diferentes.

Además, según la sentencia, "las tres palabras de referencia aisladamente y en su conjunto no tienen carácter distintivo, lo que hace que difícilmente se pueda apreciar competencia desleal". Además, las tres palabras son de "carácter descriptivo de una actividad".

Según el fallo, la empresa demandada no incurrió en publicidad engañosa al poner anuncios en las páginas de esquelas de un periódico, justo al lado de la publicidad de la empresa municipal, ya que "cualquier consumidor medio atento y perspicaz" puede "apreciar que cuando menos hay dos empresas que compiten en la ciudad de Barcelona en este sector de servicios".

Tampoco considera que la publicidad de la empresa privada denigre a la compañía pública. En el anuncio del tanatorio privado se especifica que no hay que llamar a Sancho de Ávila, sede tradicional de los servicios funerarios de Barcelona y de la actual empresa municipal.

La publicidad, según el juez, pretendía sólo "romper la inercia histórica de identificar los servicios funerarios con las dependencias de la calle Sancho de Ávila".

El magistrado también condena a la empresa municipal a pagar las costas del juicio. El fallo puede ser recurrido ante la Audiencia de Barcelona.

A pesar de esta decisión, las dos marcas utilizadas por Serveis Funeraris HBCN están pendientes de un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. En marzo de 2007 la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) concedió inicialmente a Serveis Funeraris HBCN las dos marcas solicitadas.

No obstante, la empresa municipal recurrió la decisión en mayo de 2007 y la dirección general de la OEPM denegó la solicitud por el "carácter descriptivo de las palabras utilizadas y la falta de carácter distintivo".