30 de mayo de 2020
22 de septiembre de 2008

El acusado de matar de 14 puñaladas a su arrendador en Granada pide perdón a toda su familia

GRANADA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El acusado de matar el 21 de marzo de 2007 de 14 puñaladas al propietario de la nave que tenía alquilada para su empresa de productos cárnicos, en la localidad de Chimeneas (Granada), pidió hoy perdón a su familia por lo sucedido, que le ha provocado "noches sin dormir llorando y pidiendo a Alá" que le expíe de ese "grave pecado".

Ante el jurado popular que le enjuicia a partir de hoy en la Audiencia Provincial de Granada, El Mostafa N., natural de Marruecos, declaró que se dirigió a las instalaciones de su empresa, la nave de la víctima, J.R.C., de 30 años, con la intención de saldar deudas con éste, que le debía una cantidad de dinero, y no para matarle. "Nunca pensé en hacerle daño a nadie", señaló.

El acusado dijo ser "muy religioso" y afirmó no haber tenido nunca problemas ni peleas con nadie. "Yo doy un mensaje de paz y amor a toda la humanidad", afirmó El Mostafa N., que indicó que fue J.R.C. quien le amenazó e insultó provocando una pelea por la que se puso nervioso y que le obligó a coger un cuchillo de una estantería contra la que le empujó.

Según su testimonio, intentó calmar a J.R.C., con el que hasta entonces había tenido buena relación, que le insultó llamándole "moro de mierda" y al que amenazó diciéndole que ese día era "el último de su vida", ya que lo arrojaría a la picadora de carne de la fábrica, cuyas actividades estaban paralizadas desde el mes de enero por problemas de sanidad, que la víctima se había comprometido a resolver.

Tras un forcejeo en el pasillo de la nave, se dirigieron al obrador, donde el acusado, al coger el cuchillo, para que le "dejara salir" o "se calmara", le asestó la primera puñalada al no desistir de su amenaza J.R.C., que le increpó previamente al supuesto agresor no tener valor para hacerlo. Tras la cuchillada, siempre según la declaración de El Mostafa N., el arrendador se le abalanzó, tras lo que volvió de nuevo a agredirle.

En ese momento la víctima le dijo "me has matado" y El Mostafa le respondió "a mí me has arruinado la vida". Aunque el cuerpo de J.R.C. presentaba 13 heridas de 14 puñaladas, el imputado dijo no recordar haberle asestado más de dos ya que comenzó a ver "todo amarillo", por lo que se dirigió a echarse agua en la cabeza y lavarse las manos.

En ese momento dijo oír a J.R.C. pedirle ayuda, por lo que arrojó el cuchillo y se marchó a confesar lo ocurrido y pedir auxilio para él a la Policía Local de Santa Fe, que al llegar al lugar de lo sucedido encontró al arrendador muerto.

El Mostafa N., que reside en Granada desde 1997, vivió anteriormente en Italia y posee varios negocios de despiece y distribución de carne, pieles y compra y venta de coches de importación.

El fiscal le considera autor de un delito de asesinato con el atenuante de confesión de los hechos ante la autoridad, por lo que pide para él 15 años de cárcel y 180.000 euros de indemnización para los herederos de la víctima.

Por su parte, la acusación particular solicita para El Mostafa N. una pena 23 años de prisión por el delito de asesinato con alevosía y ensañamiento y 120.000 euros de indemnización por daños morales a la esposa de J.R.C., mientras que la defensa considera que concurrieron los atenuantes de legítima defensa, arrebato y confesión de la infracción a las autoridades, por lo que pide para el acusado dos años y medio de cárcel.

La vista se reanudará mañana con la prueba testifical en la Sección Primera de la Audiencia Provincial.