22 de octubre de 2019
24 de enero de 2009

Aguirre asegura que la recuperación económica llegará cuando Zapatero "se quede sin empleo"

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid y presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró hoy que la recuperación económica del país llegará sólo cuando el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, "se quede sin empleo", haciendo alusión a una conocida frase del ex presidente estadounidense Ronald Reagan, que en 1980 indicó que su país sólo se recuperaría de la crisis cuando Jimmy Carter dejara el poder.

Durante su intervención en el I Foro abierto del partido, que estuvo marcada por la situación de crisis económica actual, Aguirre indicó que por la "incapacidad" del Gobierno central para solucionar la crisis, es el momento de recordar lo que dijo Reagan: "La crisis económica es cuando tu vecino se queda sin empleo, la recesión económica, cuando tú o yo nos quedamos sin empleo y la recuperación económica es cuando Jimmy Carter se quede sin empleo".

"Cuando Zapatero se quede sin empleo es cuando empezará en España la recuperación económica, y lo será cuando Mariano Rajoy sea el presidente de la Nación", matizó la presidenta madrileña, quien apuntó que los españoles están viviendo momentos de "incertidumbre y preocupación" por los datos del paro, "1.280.000 parados más que el año pasado".

Así, señaló que "nunca como ahora el PP ha sido más necesario" y que, por ello, tiene que presentar a los españoles sus propuestas y sus alternativas, unas medidas que, según Aguirre, su partido ha presentado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y, sin embargo, se las han despreciado "porque vienen del PP".

Mientras tanto, recordó la jefa del Ejecutivo, "los españoles miran al Gobierno a ver si les ofrece alguna solución y alguna esperanza y el Gobierno responde mirando el cielo, esperando a que escampe". "Esa es la propuesta de Zapatero, que cómo no tiene soluciones, espera a ver qué pasa", apostilló.

En este sentido, Aguirre aseguró que de la crisis "se puede salir", y que el PP tiene soluciones para ello. Por eso, presentó unas propuestas "claritas y fáciles" como el que los gobiernos y las administraciones "se aprieten el cinturón". "Más austeridad, menos gastos innecesarios, reducir el gasto de las administraciones públicas al mínimo imprescindible", agregó.

Por otro lado, aseguró que hay que plantearse el tamaño de la estructura del país con 20 grandes administraciones, más de 8.000 ayuntamientos y "un extenso ejército de funcionarios", que, a juicio de la presidenta, administran competencias en ocasiones que están duplicadas, por lo que "hay q que apretarse el cinturón como hacen las familias españolas".

COMPETIR EN MUNDO GLOBALIZADO

Además, la presidenta madrileña aseguró que para poder competir en un mundo globalizado "hay que bajar los impuestos". En su opinión, España no puede tener un impuesto de Sociedades del 30 por ciento cuando hay otros países como Alemania, que lo tiene al 20 por ciento, o los países del Este, que llega incluso hasta el 15 por ciento.

"Es la manera de hacer a los ciudadanos protagonistas y responsables del esfuerzo conjunto", apostilló.

De esta manera, apuntó que hay que plantearse "a fondo y de una manera responsable" la reforma del sistema laboral, "heredado de un régimen autoritario", y que, en su opinión, demuestra que cuando llega la crisis se convierte "en una fábrica de parados". "Hay que plantearse la reforma del sistema laboral", insistió.

Entre sus propuestas para acabar con la crisis también tiene lugar la educación, por lo que hay que hacer "una revolución en el sistema educativo para competir en un mundo globalizado". "Necesitamos una educación de la máxima calidad", señaló Aguirre, quien añadió que también hay que impulsar la investigación y la innovación tecnológica para hacer "más atractivo el país para los inversores".

"Tenemos que poner en marcha fuentes de energía más baratas, más limpias y más asequibles, y no podemos depender de las políticas de Argelia, Rusia o de un régimen fundamentalista como el de Irán", señaló la presidenta, al tiempo que insistió en que hay que ponerse a trabajar "en esa línea".

Por ello, se ofreció a Zapatero como presidenta del PP de Madrid y señaló que si necesitan de su ayuda para avanzar, "que lo digan" porque "el PP está dispuesto a colaborar". "Sólo se puede salir con el esfuerzo y el trabajo de todos, hay que ilusionar y concitar a todos a trabajar más, y por la misma razón, si hay que lograr que todos arrimemos el hombro, también hay que escuchar a todos con más atención que nunca", agregó.

En cuanto a los valores y creencias, la presidenta madrileña también hizo un guiño y recordó que un partido político "tiene que estar basado en unos principios morales y sólidos". "Un partido tiene que tener claro cuáles son los valores y tiene que tener elaboradas sus respuestas a los problemas y a las aspiraciones de los ciudadanos", arguyó.

De hecho, indicó que es en la moral y en el diálogo donde está la fuerza de un partido, y que en el caso del PP, sus dirigentes pueden estar orgullosos "de cómo a lo largo de la historia" se han basado en sus valores sin "oportunismos y concesiones". "Lo hemos hecho siempre y apoyados sobre esa sólida base, el éxito de un partido está en su relación directa con su capacidad para escuchar a los ciudadanos", concluyó.