12 de julio de 2020
2 de junio de 2020

Álvarez de Toledo cree que es el Gobierno quien crispa e irá al TC si se retira su acusación al padre de Iglesias

Recalca que ella no insultó al vicepresidente y reivindica ante Batet su derecho "a decir la verdad"

Álvarez de Toledo cree que es el Gobierno quien crispa e irá al TC si se retira su acusación al padre de Iglesias
La portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo - MARTA FERNÁNDEZ JARA - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha defendido ante la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que es el Gobierno y no la oposición quien "crispa" el debate político y también le ha avisado de que si insiste en mantener "secuestradas entre corchetes" en el Diario de Sesiones la expresión "hijo de terrorista" que dedicó al vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, llevará el asunto al Tribunal Constitucional.

Según ha explicado a través de una rueda de prensa telemática, así se lo trasladó este martes a la presidenta del Congreso, quien se puso en contacto con ella para intentar rebajar la tensión en la institución.

Fuentes de la Presidencia de la Cámara han detallado que Batet está preocupada por el nivel de crispación que se está produciendo en el Congreso y ha conversado con distintos portavoces para intentar reconducir la situación. Con carácter general todos han mostrado una buena disposición a atender su petición.

En esa charla, Álvarez de Toledo trasladó a Batet que, desde su punto de vista es el Gobierno y no la oposición el que está crispando la vida política, no de manera "verbal", sino con los "hechos". De hecho, ha apuntado que esa crispación arrancó hace ahora dos años, con la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy del Ejecutivo.

UN GOBIERNO "ULTRA" QUE "IRRITA" LA PAZ POLÍTICA

La portavoz del PP ha admitido que no reconoce "responsabilidad personal" alguna en la crispación que preocupa a Batet y que achaca toda la culpa al Ejecutivo. Según sus tesis, es el Gobierno, al que ha calificado de "ultra", el que con sus actos "irrita la paz social y política" y después, cuando la oposición denuncia su actuación, es cuando la presenta como responsable de la "crispación".

La dirigente popular está convencida de que el Gobierno de PSOE y Podemos "ha venido a tensionar" porque, de hecho, "es muy difícil liquidar un orden constitucional sin generar tensión". Desde su punto de vista, el Ejecutivo plantea un dilema: "o conflicto o sumisión; o te sometes o te acuso de crispador" y, en esa tesitura, ella prefiere "asumir el riesgo" a que el PP o "la nación" se "sometan". "Una nación se tiene que defender", ha sentenciado.

Álvarez de Toledo recibió con "sorpresa" la llamada de Batet porque, según ha relatado, la presidenta no habló con nadie para rebajar la tensión tras la sesión constitutiva del Congreso en la que se escucharon "expresiones lesivas para la democracia", cuando al PP le llaman "corrupto" o cuando Iglesias llamó "parásitos e inmundicia" a Vox.

También defendió ante Batet que el Congreso debe "respetar la verdad y los hechos" que fue lo que, ha insistido, ella expuso cuando definió a Iglesias como "hijo de terrorista" porque su padre militó en el FRAP

Y es que, según Álvarez de Toledo, ella no insultó a Iglesias, sino que se limitó de decir la verdad. En este punto se ha vuelto a quejar de que ese "hecho fáctico" que quiera 'retirar' del Diario de Sesiones y se mantenga en el mismo la atribución de intenciones que hizo el propio Iglesias cuando acusó a Vox de querer dar un golpe de estado.

LOS CORCHETES SON COMO "ESPOSAS"

También ha explicado que llevaba preparada esa respuesta en previsión de que Iglesias se refiriera e ella como "marquesa" y que fue esa alusión a su condición de "hija de marqués" lo que le llevó a hablar del padre del líder de Podemos.

En este contexto, avisó a Batet de que no va a aceptar que sus palabras figuren "entre corchetes" en el Diario de Sesiones porque esos corchetes se asemejan a unas "esposas" y "la palabra de un parlamentario no puede estar secuestrada".

"No acepto que mis palabras figuren en cursiva como si fueran radioactivas", ha dicho, antes de dejar claro que su intención es presentar un recurso para pedir formalmente a Batet que esos corchetes desparezcan y, si no se atiende su demanda, llevar el asunto al Tribunal Constitucional.

Por último, ha detallado que en su "franca" conversación con Batet ambas quedaron en seguir hablando pese a que ella evidenció su "disconformidad" y su "decepción" con la forma en la que la diputada del PSC ejerce la Presidencia.