30 de marzo de 2020
9 de enero de 2008

Amat (PP) pide respeto para el edil almeriense condenado por conducir ebrio porque es una "cuestión personal"

ALMERÍA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente provincial del PP de Almería, Gabriel Amat, pidió hoy "más respeto" hacía el concejal de Obras Públicas y Agricultura del Ayuntamiento de Almería, Francisco Amizián, tras conocerse la sentencia que le condena por conducir en estado de embriaguez, una cuestión que valoró como "personal y no política".

En declaraciones a la cadena Cope, recogidas por Europa Press, Amat aseguró que un accidente "lo podría tener cualquiera" y aludió al tiempo transcurrido desde los hechos, acaecidos en marzo de 2005 cuando Amizián era edil de Deportes y Alcaldía, pese a reconocer lo impropio de "coger un volante con una copa de más".

El líder de los populares almerienses y alcalde de Roquetas de Mar, término municipal donde el concejal capitalino estampó su vehículo contra tres turismos estacionados en la vía, insistió en que la sentencia firme dictada por el Juzgado de lo Penal número dos de Almería "se ha hecho pública por quien es" pese a que, a su juicio, se trata de "una cuestión personal"

Al hilo de esto, Amat se preguntó "cuánta gente está denunciada por el mismo motivo" e, incluso, "por provocar bebidos accidentes más graves" por lo que --subrayó-- "creo que se ha sacado de madre aunque repito que pienso que está mal".

El Juzgado de lo Penal número dos de Almería condenó a Amizián a un año y un día de privación del permiso de conducir por circular en estado de embriaguez y representar un "evidente peligro" tras arrojar una tasa de alcohol de 0,72 miligramos por litro (mg/l) de aire espirado.

La sentencia imponía asimismo al edil, de 35 años, una multa de seis meses a razón de seis euros al día por un delito contra la seguridad del tráfico por unos hechos que se remontan a las 22.30 horas del día 27 de marzo de 2005 cuando el edil se salió de la vía por la que transitaba en su vehículo en Roquetas de Mar (Almería) y colisionó contra tres turismos estacionados en la Avenida de Las Marinas.

El atestado efectuado por la Policía Local desveló que el edil conducía, según consideró probado el juez, con sus facultades psicofísicas "disminuidas" debido a la previa ingesta de bebidas alcohólicas, además de presentar rostro ligeramente enrojecido, ojos brillantes, pupilas dilatadas, habla y andar titubeante, así como halitosis alcohólica muy fuerte de cerca.

(EUROPA PRESS)