22 de octubre de 2019
4 de junio de 2008

(Ampliación) Montilla dice que no hay ninguna contradicción en el seno del Gobierno catalán sobre la tercera hora de castellano

Puigcercós declara que ERC gobierna "para que se mantenga y mejore" el modelo catalán de inmersión lingüística

BARCELONA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, el socialista José Montilla, aseguró hoy que no hay ninguna contradicción en el seno del Gobierno catalán que lidera, integrado por el PSC, ERC e ICV-EUiA, sobre la tercera hora de castellano en educación Primaria.

Al ser preguntado en la Sesión de Control al presidente, en el pleno del Parlamento, sobre esta cuestión, indicó que el Gobierno catalán y la gran mayoría de la sociedad catalana están comprometidos con el modelo actual de inmersión lingüístico, que "ha sido un éxito" y ha sido "garantía de convivencia y cohesión social", consideró Montilla.

La Consejería de Educación anunció ayer que retrasará un año la aplicación de la tercera hora de castellano en las escuelas de Primaria, en cumplimiento del decreto estatal que obliga a las comunidades con una segunda lengua oficial a impartir una tercera hora de materias de castellano o en castellano cada semana.

TRES GRUPOS PREGUNTAN SOBRE EDUCACIÓN.

Tres grupos parlamentarios --CiU, ERC y C'S-- preguntaron sobre la extensión de la tercera hora de castellano en la sesión de control al Gobierno catalán. El líder de CiU, Artur Mas, preguntó a Mas si la decisión de la Consejería de Educación de posponer un año el plazo que tienen los centros para concretar al Departamento cómo aplican la tercera hora es "un tema de partidos" o "de país".

Mas apreció que, retrasando un año la aplicación de la tercera hora de castellano, como ayer anunció la consejería de Educación, da "indefensión jurídica total" a las direcciones de cada centro de educación Primaria de Cataluña.

Por su parte, desde las filas de ERC, el presidente de su grupo parlamentario, Joan Puigcercós, consideró que "ERC forma parte del Gobierno catalán también para que se mantenga y mejore el modelo de inmersión lingüística y de escuela catalana". Defendió el sistema actual, que incluye la inmersión lingüística, algo que "ha cohesionado el país y permite que la lengua del país avanzase". Indicó que el modelo está siendo "coaccionando por la iniciativa de grupos minoritarios que quieren segregar el país en dos mitades lingüísticas".

"Estoy convencido que este Gobierno catalán no dará apoyo a este modelo segregacionista", dijo Puigcercós, quien abogó por un "país único", un sistema educativo unificado, y que la lengua vehicular sea el catalán, para fomentar la "cohesión social" y afrontar así el "nuevo reto" que supone la llegada de alumnos extracomunitarios.

Finalmente, desde C's, Albert Rivera lamentó que Cataluña sea la "única" autonomía en la que no se aplica el decreto que hizo el Ministerio de Educación en 2007 en que establece que todos los alumnos, también los de las comunidades autónomas con lenguas cooficiales, tienen que recibir a la semana un mínimo de tres horas de castellano a la semana.

Rivera dijo que el PSC defiende "el trilingüismo en las elecciones" pero luego "aplica otra cosa". "Es curioso que sea el Partido Socialista quien permita que la lengua más hablada en Cataluña --en referencia al castellano-- se considere una lengua extranjera", dijo Rivera, quien indicó que "el tripartito no permite" a "miles de alumnos" tener "los mismos derechos" en educación que en el resto de España.

Aseguró que la Consejería de Educación retrase un año la tercera hora de castellano es una "bajada de pantalones" a ERC, quien se opone a la medida, y lamentó que el PSC lo permita.

MONTILLA: LA INMERSIÓN "ES UN ÉXITO".

El presidente Montilla consideró que el modelo actual que lleva 30 años aplicándose "es un éxito" y que así lo reconoce "la inmensa mayoría de la sociedad catalana", y también las "instancias europeas de más alto nivel". Aseguró que el sistema actual y la inmersión permiten "garantizar la convivencia de ciudadanos que tienen lenguas maternas distintas", e indicó que "la convivencia y la cohesión sólo han estado en peligro cuando unos quieren poner de manera irresponsable intereses políticos" ante el modelo catalán.

"El Gobierno ha adoptado y seguirá adoptando" el modelo de inmersión lingüística y procurará "competencia lingüística" de los alumnos catalanes independientemente de su origen en "lengua propia" --el catalán--, el castellano, y también en una tercera lengua, preferentemente el inglés.

DECRETOS ESTATAL Y CATALÁN.

A finales de 2006, el Ministerio de Educación, liderado por la catedrática Mercedes Cabrera, emitió un real decreto que establecía que, en educación Primaria, el número de horas de castellano debían ser tres, una más de las que se imparten en Cataluña, y que semanas después recurrió la Generalitat.

En Cataluña, en primaria, se hacían hasta la emisión del decreto ministerial dos horas semanales de catalán, otras dos de castellano y dos más de estructuras lingüísticas comunes, en la que se imparten conocimientos como gramática o sintaxis que comparten ambas lenguas románicas. El resto de asignaturas se enseñan en catalán, bajo el actual modelo de inmersión lingüística.

Finalmente, el Gobierno catalán consensuó en junio de 2007 un decreto sobre educación Primaria en Cataluña, que establece que se impartirán dos horas de castellano en primaria, y que cada centro escogerá en qué manera procede impartir la hora más en castellano a la semana. Así, se dejaba la puerta abierta a impartir una hora extra de castellano utilizando la sexta hora --que no computa como horario lectivo-- o bien impartir otras materias en esta lengua.

LEY DE EDUCACIÓN "CON TODOS".

El presidente de CiU, Artur Mas, también preguntó a Montilla sobre el proyecto de LEC, y ofreció el apoyo de la federación nacionalista para "pactar una ley de país que no puede ser impuesta" desde el Gobierno catalán.

Mas aseguró que, al igual que la sequía, la educación es un tema de "urgencia nacional", y puso de manifiesto que se han recogido más de 225.000 firmas ante posibles repercusiones que pueda tener la ley en las escuelas concertadas.

Montilla indicó, sobre las escuelas concertadas, que "no es en absoluto el objetivo de esta ley" que haya recortes en estos centros, y atribuyó este hecho a una "campaña". Aseguró que, en el trámite de aprobación de esta ley, "todo el mundo tendrá que hacer renuncias" ya que, sino, no se logrará "un proyecto de todos", como se pretende.