21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 24 de febrero de 2008

    9-M-(Amp)Llamazares confía en mantener el diputado por Valencia frente a PP, que está "entre Terra Mítica y Cosa Nostra"

    Pide el Oscar en efectos especiales para Zapatero por "camaleónico" y el de película de ciencia ficción para Rajoy por "moderado"

    VALENCIA, 24 Feb. (del enviado especial de EUROPA PRESS, David Gallardo) -

    El candidato de Izquierda Unida (IU) a la presidencia del Gobierno, Gaspar Llamazares, afirmó hoy que su organización va a mantener el diputado por Valencia logrado en la pasada legislatura, a pesar de la dura pugna que para ello tendrá que librar contra el PP.

    Llamazares aseguró que el último diputado en juego por Valencia "va a ser el de IU, que le va a quitar un diputado precioso al PP", y que valdrá para que el candidato de la coalición Antonio Montalbán "defienda los intereses del País Valenciá y para que el PSOE no pueda pedir el voto útil y pactar con la derecha nacionalista".

    Llamazares respondió así a quienes afirman que el voto útil en la Comunidad Valenciana no puede ser IU por sus problemas internos. Por eso, destacó que en la coalición no ocultan sus "diferencias", pero las solucionan "democráticamente, con la participación de los militantes", al tiempo que puntualizó que "por educación" no iba a hablar de la situación interna del PSPV, siempre dejando claro que el "enemigo de clase" de su organización no son los socialistas, sino el PP. "IU es la izquierda que puede cambiar el País Valenciá y la política a nivel del Estado. Vamos a tener un fuerte grupo parlamentario y Antonio Montalbán estará en él", concretó.

    Durante un acto público en la Casa de la Juventud ante unas 300 personas -otras 200 se quedaron fuera y tuvieron que seguir las intervenciones a través de la televisión de la cafetería-, subrayó que Valencia es el "ejemplo más claro del modelo de democracia especulativa, porque es tanto tienes tanto vales, y además utilizando el mercado y la política en tu favor". Por eso, consideró que "el PP de Valencia está entre Terra Mítica y Cosa Nostra".

    "Han comenzado con la privatización de toda la economía, han continuado con la privatización de los servicios públicos, que son un negocio para el PP, y han terminado privatizando la política. Porque la corrupción es la privatización de la política, en la que lo importante es un Gobierno que hace negocios, una ley que desarticula derechos y una familia, la del PP, que bien a través de un código de honor o de intereses, garantiza el reparto del botín", subrayó.

    Para el candidato de IU, el PP es "radicalidad sin sentido y agresión a los derechos de los trabajadores y los ciudadanos", por lo que reclamó a su auditorio que no voten a los populares, ya que "no se merecen ni un voto de un trabajador, de un ciudadano mínimamente honesto que crea en la democracia".

    ZAPATERO HA FALLADO A LOS CIUDADANOS EN EL GIRO SOCIAL

    Aprovechando la cercanía de la ceremonia de entrega de los Oscar, Llamazares solicitó dos premios para los candidatos del PSOE y del PP, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Para el primero reclamó el premio a los efectos especiales por su "talante camaleónico", mientras que para el segundo solicitó el galardón a la mejor película de ciencia ficción, por decir en campaña que él es sinónimo de moderación y sentido común.

    En el capítulo de ataques a Zapatero, le acusó de haber "fallado a los ciudadanos en el giro social" del Estado, algo que es un "pecado mortal para la izquierda". Argumentó su premio a los efectos especiales por ser capaz de "hacer una cosa y la contraria", como demostrarían sus guiños a CiU y a IU, y ser capaz "también de reconocer derechos y al mismo tiempo de tomarse calditos y hacerle el caldo gordo a la jerarquía eclesiástica.

    Insistió en la "gran capacidad camaleónica" del líder socialista al ser capaz "de retirar las tropas de Irak con el impulso de IU y luego dejarlas en Afganistán e ignorar los derechos de los pueblos palestino y saharaui". Al mismo tiempo, le aclaró que "bajar impuestos no es de izquierdas", y puntualizó que la coalición tiene "una cuota parte de todo lo bueno que se le atribuye a Zapatero en esta legislatura".

    "IU es el voto más valiente frente a la derecha y seguiremos siendo el principal valladar en este sentido. Lo mejor de cualquier propuesta de ley ha sido por IU. Estoy especialmente orgulloso de la ley de limitación de la subcontratación en la construcción (a iniciativa de CCOO e IU), y de la Ley de Memoria Histórica, con la que se ha llegado más lejos que nunca en democracia, tan lejos como se ha podido, por los luchadores antifranquistas y republicanos", aseveró.

    RAJOY COMBINA DOGMATISMO IDEOLÓGICO Y SECTARISMO RELIGIOSO

    Sobre Rajoy, criticó que diga en campaña que aporta a la vida política sentido común y moderación, por lo que reclamó para el dirigente popular el Oscar a la mejor película de ciencia ficción, mientras que pidió para su número dos, Manuel Pizarro, el de "peor actor revelación". "¿Es moderado tras 11-M acusar a una supuesta conspiración y mantener ese discurso durante toda la legislatura?", se preguntó Llamazares.

    Para demostrar que Rajoy no es moderado, recordó que "habiendo formado parte del consejo de ministros que decidió la guerra de Irak, todavía no ha perdido perdón a los ciudadanos", y sentenció que el líder popular "es una derecha extremista que combina el dogmatismo ideológico y el sectarismo religioso".

    En esta línea, añadió que los populares "boicotearon el intento de proceso de paz frente a ETA" y ahora se dedican a "fomentar el miedo a la diversidad". "El contrato para inmigrantes del PP es como un contrato de vasallaje, en el cual se plantean todas las obligaciones, pero ningún derecho. Esta medida pretende fracturar a la clase obrera y eso IU no lo va a tolerar, para que no se vote en España a la derecha extrema como la francesa de Le Pen", planteó.

    IU, "FERMENTO DEL CAMBIO DE IZQUIERDAS"

    Llamazares dedicó un tiempo también a explicar algunas propuestas de su formación política, que está dispuesta a ser el "fermento del cambio de izquierdas". Así, aseguró que "si la negociación programática pudiera dar lugar a un acuerdo fuerte en el Gobierno del país, IU está dispuesta a formar parte de él", y se preguntó "por qué no puede la tradición comunista formar parte del Gobierno".

    Asimismo, expuso que la privatización y el bipartidismo "son el cambio climático de la democracia española, de la sociedad y de los derechos y libertades públicas". Por eso, señaló que si IU tiene posibilidad de gobernar o de influir en el Ejecutivo, propondrá un plan de convergencia en gasto social con la UE, un pacto por la sanidad pública y que la educación pública sea prioritaria -revisando los conciertos educativos y paralizando la creación de nuevas universidades privadas-.

    También indicó que propondrán una aplicación "más ágil" de la ley de atención a la dependencia y apostarán por garantizar por ley el derecho a la vivienda. Según explicó, IU pagaría todo esto mediante una lucha contra el "monstruoso" fraude fiscal, ya que "con que aflorara la mitad de él, se podrían recaudar 16.000 millones de euros", incidiendo sobre todo sobre las grandes fortunas y patrimonios. "Las propuestas de PSOE y PP harán que sigan pagando los de siempre, si no por IRPF, sí a través del consumo", puntualizó, al tiempo que recordó su propuesta de crear un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de la banca.

    Finalmente, en referencia a política antiterrorista, instó al entorno abertzale a que vuelva a la política y abandone la violencia. Además, reiteró que en la próxima legislatura exigirán a ETA "no una tregua, sino el fin definitivo de la actividad armada", y aseguró que sólo negociarían con la banda "la entrega de las armas y la reinserción de sus presos", mientras que la negociación política tendría que hacerse "entre políticos únicamente y no con intermediarios con pistolas".