23 de enero de 2021
20 de abril de 2006

Arenas comunica a Chaves que cree que hay tiempo para el acuerdo sobre el Estatuto, pero no aceptará 'realidad nacional'

Traslada al presidente un documento con diez asuntos "fundamentales" para llegar a un consenso

SEVILLA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP-A, Javier Arenas, remitió hoy al presidente de la Junta, Manuel Chaves, una carta, junto a un decálogo con los diez asuntos "fundamentales" para llegar a un consenso entre PSOE y PP en relación con la reforma del Estatuto de Autonomía, en la que le expresa que está "convencido de que aún estamos a tiempo de alcanzar un acuerdo", si bien añade que el PP "no puede aceptar una definición de Andalucía como realidad nacional, con la que no se identifica más del 80 por ciento de los andaluces, ni las consecuencias que se derivan de esta decisión".

Junto a la carta, a la que tuvo acceso Europa Press, Arenas también envía al presidente "un texto que recoge las cuestiones principales que entiendo deberían tratarse en la reunión que podríamos mantener en el Parlamento andaluz", y le expresa que espera su respuesta, "al objeto de que, con los dos documentos previos, la cita sea lo más fructífera posible para alcanzar el consenso imprescindible en la reforma de nuestro Estatuto de Autonomía".

Según comunica Arenas a Chaves, en la recta final de los trabajos de la reforma "tenemos que hacer un esfuerzo entre todos para alcanzar un consenso de las cuatro fuerzas políticas con representación en el Parlamento de Andalucía". "Una reforma de nuestro Estatuto de Autonomía que no esté avalada como mínimo por el apoyo alcanzado en torno al Estatuto vigente constituye un auténtico error cuyas consecuencias para el conjunto de la sociedad andaluza serían extremadamente graves", indica en la carta.

"Estoy convencido que aún estamos a tiempo de alcanzar un acuerdo", señala Arenas, que apunta que el Partido Socialista, la primera fuerza política en Andalucía, "tiene la principal responsabilidad" y el PP, "como primer partido de la oposición, también tenemos la nuestra y en absoluto vamos a eludirla".

En su opinión, "nadie entendería que dos de las cuatro fuerzas políticas andaluzas con representación en la Cámara autonómica, PSOE e IU, pretendieran imponer a las otras dos, PP y PA, una reforma del Estatuto, máxime cuando estas dos últimas suponen, tanto en su Parlamento como en el electorado, en torno al 40 por ciento de la sociedad".

Para el presidente del PP-A, en unos momentos como los actuales, "delicados para el conjunto de la sociedad española por la actitud de los nacionalismos rupturistas e insolidarios que están intentando destrozar la Constitución de 1978, Andalucía tiene la obligación de ser el contrapeso en la defensa de la cohesión nacional, de la igualdad de derechos y la solidaridad entre todos".

En este sentido, Arenas expresa su "preocupación" a Chaves por algunas de las enmiendas del PSOE a la proposición de Ley de reforma del Estatuto, como la relativa a 'realidad nacional', que "rompe el pacto alcanzado entre nuestras formaciones para la denominación de Andalucía".

FINANCIACION AUTONOMICA

De igual manera, se refiere al tema de la financiación autonómica para transmitirle que, desde Andalucía, "no podemos aceptar que otros estatutos de autonomía condicionen bilateralmente el sistema de financiación, ni tampoco podemos asumir una financiación autonómica que condene para siempre a las comunidades pobres, con menos crecimiento y empleo, a seguir siendo las ultimas y que entienda la solidaridad como aquel concepto que favorece a las tierras de España con un mayor desarrollo económico".

Asimismo, indica que si se reforma el Estatuto por consenso hay que desearle "larga vida", de manera que es "fundamental que avancemos en las garantías democráticas, la defensa de la igualdad de derechos, la constitucionalidad del título competencial y en la descentralización y financiación de nuestros municipios", asuntos que Arenas recoge en el texto del decálogo remitido a Chaves.

Por último, traslada a Chaves que sería lógico que la reforma del Estatuto andaluz cuente con el respaldo expreso de las direcciones nacionales de PP y PSOE, que conforman una mayoría amplísima en el Congreso de los Diputados y en el Senado, de manera que "no tendría sentido que si acordamos la reforma, ésta se viera alterada en las Cortes Generales por acuerdos puntuales de tu formación política con las opciones nacionalistas".

En cuanto al contenido del decálogo que Arenas ha trasladado a Chaves, considera aspectos fundamentales para poder llegar a un consenso sobre el Estatuto que éste garantice que los andaluces tendrán los "mismos derechos que el resto de españoles"; el máximo techo competencial en el marco de la Constitución, incluyendo una cláusula similar a la del Estatuto Valenciano; que vele por el principio de igualdad de los ciudadanos ante la ley y no se rompa con los principios de unidad e independencia del poder judicial; participación de Andalucía en decisiones que le afecten; un sistema de financiación fruto del acuerdo entre las 17 comunidades y que Andalucía defienda el criterio de población; el pago de la 'deuda histórica'; la definición de Andalucía como nacionalidad histórica y eliminar del preámbulo el concepto de realidad nacional; avanzar en las garantías democráticas (no coincidencia de elecciones, entre otras); resolver las competencias municipales y la financiación local, y la descentralización de sedes de organismos e instituciones.

En relación con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Arenas traslada a Chaves que el PP defiende que se asuman las competencias, "sin perjuicio de la planificación general del ciclo hidrológico de las normas básicas sobre protección del medio ambiente y de las obras hidráulicas de interés general", asumiendo de esta manera la fórmula incluida en el dictamen de la proposición de Ley de reforma del Estatuto.