19 de agosto de 2019
2 de febrero de 2009

La Audiencia de Cantabria juzga hoy a un jefe de personal que se hizo pasar por un cliente para apoderarse de su dinero

SANTANDER, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, juzgará hoy, a partir de las 11.00 horas, a un hombre acusado de valerse de su condición de jefe de personal de una entidad de seguros de Torrelavega para apoderarse del dinero depositado por un cliente por valor de 22.000 euros, que cobró al hacerse pasar por él.

El Fiscal, que reconoce la atenuante de drogadicción y la agravante de abuso de confianza, pide dos años y medio de prisión por un delito de falsedad en documento mercantil en concurso ideal con otro de estafa y una multa de 5.400 euros e indemnización por el importe de lo sustraído.

Según el relato del Fiscal, los hechos ocurrieron en 2002, cuando el acusado, O.G.A., desempeñaba sus funciones como jefe de Personal en una aseguradora de Torrelavega, y como entonces era adicto a las drogas, "que le limitaban, pero no anulaban, su capacidad intelectiva y volitiva", decidió apoderarse del dinero que algún cliente tuviera depositado en las oficinas para adquirir drogas.

Para ello, el hombre, simulando ser otra persona, solicitó por carta a la compañía la desinversión de 22.000 euros que tenía allí depositados, lo que se produjo mediante un cheque nominativo que el acusado descontó personalmente y que endosó a una cuenta particular.

Simuló la firma de la otra persona y en el banco se descontó el efecto y se ingresó el importe en la cuenta del acusado, quien "se enriqueció ilícitamente" en perjuicio de la aseguradora, que se vio obligada a reintegrar al propietario la cantidad sustraída de su cuenta depósito.

El empleado del banco ingresó el dinero en la cuenta del acusado, un cheque con la cláusula "no a la orden", sin comprobar la supuesta cesión del talón ni requerir la presencia del titular del crédito, lo que motivó que se llevara a cabo la orden del cheque. Por ello, la Fiscalía dice que los hechos podrían haberse evitado si el empleado hubiera actuado conforme a la ley.

La acusación particular, ejercida por la aseguradora, pide cuatro años de prisión por un delito de estafa en concurso medial con el de falsedad documental y un multa de 4.860 euros.

Por su parte, la defensa, que alega la atenuante de drogadicción, pide un año de prisión y multa de 540 euros por delito de estafa, y seis meses de prisión y 540 euros de multa por el de falsedad.